Luis Alberto del Castillo reivindica su generación de algecireños y amigos

  • El cronista oficial de Algeciras recibe un baño de amor y amistad en un homenaje recibido de la Asociación Colegial de Escritores. El alcalde destaca sus sobrados méritos para obtenerlo.

Comentarios 3

Sobrados son sus méritos así como su lista de amigos. El cronista oficial de Algeciras, Luis Alberto del Castillo, fue ayer el centro de atención y auténtico protagonista en un homenaje que organizó en su honor la Asociación Colegial de Escritores de España en colaboración con el Ayuntamiento de Algeciras. El salón de actos del Centro Documental José Luis Cano, totalmente lleno para la ocasión, reunió a grandes personalidades de la ciudad a todos los niveles.

En el acto de homenaje Castillo estuvo acompañado en la mesa presidencial por el alcalde, José Ignacio Landaluce; la concejal de Cultura, Pilar Pintor; el presidente de la Asociación Colegial de Escritores de Andalucía (ACEA), Manuel Gahete; el presidente del Centro Andaluz de las Letras (CAL), que fue director de Europa Sur, Juan José Téllez; así como por sus amigos Alberto González Troyano y Alberto Pérez de Vargas.

Pese a la solemnidad del acto, las anécdotas y referencias a la personalidad del homenajeado dieron lugar a numerosos momentos de humor y recuerdos nostálgicos. Aunque fue de los últimos en tomar la palabra incluso después de recibir la placa homenaje, Luis Alberto del Castillo no dudó en matizar algunas de las palabras que le habían dedicado con gran sutileza y marcado gesto de amistad.

Agradeció a la ACEA y al Ayuntamiento el homenaje y, en respuesta a las continuas alusiones sobre su libertad de pensamiento y rigor, apuntó que "efectivamente he procurado no meterle el dedo en el ojo a nadie, ya lo hizo Mourinho y se ha demostrado que era una cosa fea". Era previsible que provocara las risas de los asistentes, aprovechando después para agitar su voz con algo más de seriedad reivindicando su generación, la de los algecireños, mencionando entre ellos a Paco de Lucía o Miguelete. "Somos una generación a la que tardarán años en mojarnos la oreja, una generación excelente de mujeres y hombres".

El acto de homenaje, que duró más de dos horas, comenzó con las palabras del alcalde que evidenció los méritos sobrados para ser cronista y su disposición a participar en todo aquello para lo que se solicita su presencia. Lo definió como escritor, investigador, poeta y referente. Recordó que fue el primer director del Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), licenciado en Derecho y con numerosos premios. "Es grande que un hombre ilustre sepa vestirse de cronista, pero siempre de amigo y escritor".

El presidente de la ACEA, Manuel Gahete, le dio la enhorabuena a Castillo refiriendo que "los hombres que se comprometen con la cultura lo hacen con la existencia del ser humano". Subrayó que el colectivo se distingue por promover reconocimientos en vida. "Es necesario y meritorio que reconozcamos a gente que ha trabajado por la cultura toda la vida". Aprovechó para realizar una breve reseña biográfica de Castillo destacando que "ha sido profeta en su tierra".

Téllez evocó a sus primeros recuerdos con Castillo y precisó que no sólo estaba presente a título personal, sino también como director del CAL. Le reconoció al homenajeado haber trabajado, creado y vivido en un contexto de transformación de la cultura andaluza, contribuyendo a que "este país fuera un Estado de Derecho", además de calificarle de pionero en el intento de recuperar la memoria colectiva de la ciudad.

González Troyano enfatizó en la amistad que les une desde el vientre de sus madres, que eran amigas. Apuntó en su entusiasta intervención que Castillo desde los siete años eligió ser escritor y reivindicó como mérito del homenajeado el haber permanecido en Algeciras, "se lo merece más que ningún otro porque siempre ha estado aquí". El siguiente en tomar la palabra fue Pérez de Vargas, columnista de Europa Sur, que no dudó en definirle como un "maestro" desde que tenía cuatro años. Hizo referencia a su respeto por los demás, su libertad intelectual. "Es una persona excepcional e intemporal, admirable, con gran sentido del respeto y dignidad humana, ojalá me pareciera al cronista".

Justo tras él fue cuando tomó la palabra Castillo, después de un aluvión de halagos. No quiso dejar de mencionar a Manuel Fernández Mota, que disculpó su asistencia, además de aportar más anécdotas de la época como sus estudios en Murcia, "cinco años inolvidables".

El final del homenaje, que organizó la delegada de la ACEA Paloma Fernández Gomá, culminó con las palabras de más amigos que se acercaron para destacar su admiración hacia él. El secretario de la ACEA, José Sarria, leyó poemas de Julia en agosto; mientras que Francisco Acevedo desató las risas entre los asistentes por los numerosos recuerdos cómicos que desenterró, no sin dejar de declararle su amor. El ex alcalde Juan Antonio Palacios le definió como una persona con mayúsculas, "un intelectual" y evocó el arranque del IECG hace más de 20 años.

El actual director del IECG, Ángel Sáez, destacó su humanidad y buen corazón, así como la estela marcada que ahora siguen en el instituto; el escritor y creador de Algeciras Fantástika, Ángel Gómez, le consideró como "un padre para los de mi generación"; Mario Ocaña, no dejó tampoco pasar la oportunidad, como antiguo director del IECG y amigo, para demostrarle su cariño y admiración.

Fue un emotivo y alegre baño de amor, cariño y amistad hacia un hombre entrañable e intelectual.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios