López Rubio, pionero en la clonación de reses bravas en Andalucía

  • El ganadero Victoriano del Río clonará a 'Alcalde', su semental estrella, con el que ha formado la ganadería y el primer descendiente nacerá durante el 2009

El ganadero onubense Francisco Javier López Rubio será uno de los criadores de toros de lidia pioneros en el mundo en la clonación de reses bravas. Para ello, ya está en contacto con el laboratorio Viagen, de Texas (Estados Unidos).

La clonación, reproducción asistida de animales que permite crear gemelos genéticamente idénticos, se aplicó por primera vez en mamíferos con la oveja Dolly en 1996. En 2005 se hizo con el caballo purasangre Pieraz, campeón del mundo campo a través. Y en 2008 comenzará a implantarse en el mundo del toro de lidia y los primeros productos clones de reses de lidia en España nacerán en 2009. La ganadería de Francisco Javier López Rubio consta de unos 400 ejemplares, con 100 vacas de vientre y 4 sementales y procedencia Parladé y pasta en La Nava y Cumbres Mayores (Huelva) y en Serpa (Portugal). Según este criador de reses bravas, onubense, residente en Gines y que ejerce como abogado en Sevilla, "está muy bien continuar con la tradición, pero hay que adaptarse a las nuevas tecnologías. Asistí el pasado noviembre al Congreso Mundial del Toro, en la ciudad mexicana de Aguascalientes, y me interesó mucho la ponencia del doctor veterinario José Córdoba sobre la clonación. Si la clonación ha dado resultado en otras especies, ¿por qué no resultará en el toro de lidia? En México he comprobado la técnica y los resultados son mejores con las vacas que con los toros. Yo clonaré un semental y una vaca, Clavillera, de 14 años, con la nota más alta en la tienta, y si los resultados son positivos lo haré con más reses. La primera copia cuesta 12.500 euros; la segunda, 10.700; la tercera, 8.900; la cuarta, 7.100; la quinta, 5.300 y de la sexta copia en adelante, 5.000 euros. Se paga sólo el 20 por ciento a la firma del contrato, otro 20 por ciento al nacer el becerro y el resto al entregarte el becerro, entre 7 y 8 meses".

Pero el primer ganadero en España que clonará un toro será Victoriano del Río. Su hijo Ricardo tramitaba ayer la documentación del toro Alcalde, "estrella de nuestra ganadería y de una embestida profunda". El ganadero continúa: "Alcalde es hijo de Aldeano, un semental esr, que murió en 2000, a los 16 años. El Juli, la pasada Feria de Abril salió a hombros con Cantapájaros, hijo de Alcalde, que dio un gran juego. Por eso queremos clonar a este animal. En principio, veremos la experiencia. A priori sacarán diez animales y el más apropiado será la copia clonada. La recogida de los genes será a partir de marzo. Los genes extraídos se envían a Estados Unidos, donde se tratan en el laboratorio Viagen, de Texas, y aquí se implantarán en vacas nuestras".

Los científicos toman un óvulo de una vaca y extraen su núcleo (que contiene el material genético de la madre), insertan el núcleo de la célula adulta del toro (con el material genético del animal que se quiere clonar). La célula resultante se trata en el laboratorio y comienza a dividirse como si fuera un embrión. Pasados unos días se implantan en la vaca. Nueve meses después nace el animal clonado.

Los resultados de clonación en el toro de lidia son una incógnita, debido a que no hay casos. Si en cuanto a fenotipo y genotipo el toro clonado se supone que será idéntico, nadie puede asegurarnos que la copia vaya a tener un comportamiento en el ruedo con unas características idénticas al original, que es la cuestión fundamentalmente que anhelan los ganaderos de lidia. Es la opinión de la mayoría de ganaderos consultados por esta redacción.

Francisco Javier López Rubio señala: "Creo que no tendrá el mismo tipo de bravura, ya que se podrá reproducir la genética y los aspectos físicos, pero la vivencia del toro, el carácter del toro, no. La clonación es un melón sin calar, pero sin duda alguna es un método para el que hay que estar preparado porque las nuevas tecnologías están llegando". El ganadero, un consumado garrochista, considera que la clonación "en el mundo del caballo de rejoneo es todavía más difícil, ya que aquí hay que contar con la doma".

Ricardo del Río señala: "Es un experimento. Hasta ahora sólo se ha clonado un toro indultado en México, pero no hay pruebas de transmisión. Entiendo que genéticamente sí saldrá igual, pero los factores de la crianza de un toro bravo son fundamentales y determinantes a la hora de embestir".

El científico Javier Cañón, catedrático de genética de la Facultad de Veterinaria de Madrid, afirma que "en el juego del toro en su lidia influyen factores medioambientales -alimentación, sanidad, tipo de dehesa donde se críe, climatología, etcétera- que suponen el 70 por ciento en ese comportamiento, entre tanto la genética incide en un 30 por ciento".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios