Localizado en Cáceres un manuscrito sobre la Algeciras de mitad del XIX

  • Manuel Tapia, responsable del Archivo Histórico Notarial, destaca que la obra, realizada 'in situ' por Paredes, erudito de Plasencia, representa una fotografía a nivel social y económico de la ciudad

Vicente Paredes, natural de Plasencia, arquitecto, historiador y arqueólogo reconocido, elaboró a mediados del siglo XIX un trabajo de campo en el que dejó constancia de la realidad social y económica de Algeciras. De este documento se ha hecho eco Manuel Tapia, responsable del Archivo Histórico Notarial, quien ha localizado el manuscrito en el Archivo de Historia de Cáceres.

Tapia destacó ayer de este trabajo, encargado por la Diputación de Cádiz al erudito extremeño, el hecho de tratarse de un documento originario, "un manuscrito de puño y letra realizado a pie de obra", en el que además figuran anotaciones correctoras realizadas por su autor. Asimismo incidió en que esta obra representa "una fotografía de nuestra ciudad en la segunda parte del siglo XIX", dando una información muy importante tanto a nivel social como económico de la ciudad.

Este manuscrito, según indicó Manuel Tapia, aporta información sobre calles o plazas que ya no existen o que han cambiado de denominación; actividades económicas que ya no se realizan como, por ejemplo, el comercio del carbón vegetal; toda la actividad proveniente de los huertos y prados que rodeaban a la ciudad, o los molinos junto a la ribera delrio de la Miel. "Es un documento de primera mano que nos llega a través del tiempo", indicó Tapia.

Otra de las referencias que hace el autor en dicho manuscrito es el del número de albergues y chozas existentes entonces, un total de 132, o los 48.499 kilos de pescado que se movían en la ciudad. También menciona, entre los datos históricos, la construción de la iglesia de La Palma o la entonces reciente construcción del parque María Cristina. De igual interés figura el matadero, como servicio público, o la descripción de la plazoleta de San Isidro donde, según el autor, había un pozo en su centro. Manuel Tapia, que se desplazó hace unos días a Cáceres para tomar contacto con dicho manuscrito, afirmó su interés, en caso de que el Ayuntamiento lo crea oportuno, en su publicación, lo cual conllevaría el trabajo de transcripción y añadido y atualización de las correcciones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios