Leonard Cohen confiesa que "había olvidado" que era cantante

  • El veterano músico canadiense vuelve a la carga con 'Old ideas', su nuevo álbum

La voz profunda de Leonard Cohen domina los diez temas de Old Ideas (Viejas ideas), el nuevo álbum de un compositor casi octogenario que estuvo años alejado de los escenarios; tantos, dice, que "había olvidado que era cantante".

A sus 77 años, el Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2011 pondrá en el mercado el 31 de enero su nuevo disco tras casi una década de silencio: es el decimosegundo de una carrera que inició en 1967 y que ha dejado éxitos como Chelsea Hotel y Suzanne.

En una charla con periodistas en Londres, el compositor describió cómo la gira mundial que comenzó en 2008, tras un retiro que se había alargado tres lustros, le devolvió la confianza en sí mismo.

"No soy insensible al aprecio que me mostró el público. Aquello me devolvió las fuerzas y, cuando terminé la gira, no quería parar, así que comencé a trabajar en este disco", describió el cantante, que no descarta volver a reunir a su banda para presentar en directo sus nuevas canciones.

Algunos de los temas del disco, grabado en el estudio personal del canadiense, destilan un aire optimista, como la canción de amor Crazy to love you, que Cohen afronta sin muchos más acompañamientos que su guitarra, instrumento que, insiste, no logra dominar.

"La prensa ha sido cruel conmigo. Dijeron que solo sabía tocar tres acordes pero es mentira: conozco cinco", bromeó el cantante durante una conversación en la que también intervino el líder de la banda Pulp, el británico Jarvis Cocker.

Otra parte del nuevo trabajo del canadiense, sin embargo, está marcado por las letras algo sombrías de un escritor que ha mantenido a lo largo de su vida su obsesión por el sexo, la muerte y la redención.

Si bien las referencias religiosas abundan en su nuevo disco, Cohen asegura que ha renunciado a "cualquier convicción". "¿Para quién es más apropiada la penitencia, para Dios o para el hombre? ¿A quién hay que echarle la culpa de esta catástrofe?", se preguntó el compositor ante los periodistas.

"No sabría explicar por qué, pero el caso es que no puedo ya defender nada. Quizás esa es la idea más antigua: que no hay ideas que realmente valgan la pena", sentenció el músico y poeta.

El cuarto tema del disco, Darkness, dibuja un panorama lúgubre: "No tengo futuro, sé que mis días están contados. No es tan amable el presente, solo mil cosas por hacer", reza uno de sus versos, que en la edición española se presentan traducidos por Joaquín Sabina.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios