La Junta suprime el Circuto Andaluz de Teatro

  • Desde 1998, el programa vertebra la programación escénica en las provincias · La Consejería habla de "suspensión temporal" y "estudia alternativas"

Por correo electrónico y a un mes escaso de que dé comienzo el curso escénico en la mayoría de teatros que participan en el Circuito Andaluz de Teatro y Danza y el de Abecedaria (espectáculos para escolares) que, desde 1998, promueve la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Cultura. De este modo, comunicó ayer la Agencia Andaluza de Instituciones Culturales a las compañías escénicas de la comunidad que "la actual situación económica y los necesarios ajustes a los que nos vemos forzados, van a imposibilitar mantener" el programa vertebrador de la oferta escénica, un proyecto que suponía una de las fuentes de trabajo más dinámicas para el sector a la vez que acercaba a los teatros públicos de los municipios de las ocho provincias.

No en vano, la consolidación del Circuito, uno de los más veteranos proyectos de los que ha promovido la Administración andaluza, ha ido parejo, en todo este tiempo, a la creación de espacios escénicos a la altura de las exigencias técnicas de las nuevas producciones. Unos teatros en las provincias que, denuncian desde la Asociación de Empresas de Artes Escénicas de Andalucía (ACTA), quedarán prácticamente desiertos con la desaparición del grueso de su programación cultural, pese a que una de las finalidades del programa es -era- "conseguir una amplia oferta artística de calidad, que contribuya a la descentralización de la cultura en Andalucía".

Los datos hablan por sí solos: ya el año pasado, cuando el programa sufrió un severo recorte presupuestario, el Circuito llegó a 92 municipios. En 2010, participaron 83 municipios a los que llegaron 2.033 representaciones de 182 espectáculos. Y en 2009, el programa llegó a alcanzar los cuatro millones de euros -pocos si se comparan con los tres millones que la Junta ha destinado este año al Festival de Danza de Granada o los 600.000 euros que invirtió el año pasado en la fallida obra Estado de sitio, que produjo el Centro Andaluz de Teatro-. De aquellos cuatro millones de 2009, la Junta aportaba más del 60%, mientras que el resto era asumido por cada Ayuntamiento participante a través de un Convenio de Adhesión a este programa cultural.

La suspensión será, según la Consejería, "temporal" y afectará a las representaciones reservadas a partir del 1 de septiembre y hasta el primer semestre de 2013. La noticia "ha pillado por sorpresa al sector", explica a este medio Ángel Calvente, presidente de ACTA, que "ya tenía comprometida fechas y agenda con técnicos y profesionales y ha dejado de lado otros trabajos por esto". Un extremo que conocían de sobra en la Consejería a la hora de cancelar este proyecto, como recoge el correo electrónico remitido por Francisco Fernández Cervantes, director del Instituto Andaluz de las Artes y las Letras, a las compañías y al que ha tenido acceso este medio: "En los próximos días, técnicos de la Agencia valorarán con cada uno de vostros las representaciones reservadas para este periodo, con el fin de anularlas lo antes posible y poder hacer uso de las fechas".

ACTA engloba actualmente a 40 empresas del sector aunque no son las únicas afectadas. A falta de datos oficiales basta la declaración de uno de los empresarios que se puso ayer en contacto con este medio: "A las convocatorias (dos anuales), nos presentábamos todos, todos; era la única manera de entrar en el circuito de las provincias porque como la Junta sufragaba parte del caché de las compañías, a los ayuntamientos les salía más barato programar a través de este sistema que hacerlo directamente con las distribuidoras teatrales. Desde el principio, este programa se reveló como un cuchillo de doble filo, porque ha minado la iniciativa privada en tanto que no había Ayuntamiento que comprara espectáculos por otra vía". Una medida que, con todo, no era exclusiva de Andalucía sino que ha sido una práctica común a la mayoría de circuitos autonómicos.

La supresión de estos bolos, confirmados, en muchos casos, desde el pasado enero, es mucho más que una cancelación de un puñado de funciones por compañía. Supone un "retroceso en todo lo conseguido en más de una década de trabajo continuado, es un día triste para la cultura andaluza", valora Calvente a este medio. "Este comunicado supone otro importante varapalo para la delicada situación de las artes escénicas en Andalucía", explica ACTA en la nota informativa que hizo llegar ayer a medios y asociados. "Si el incremento del IVA en las entradas ya nos hacía esperar un más que previsible descenso de público asistente a los teatros, la noticia de la retirada de estos programas no hacen sino empujar a las compañías productoras un paso más en el camino hacia la desaparición de sus estructuras y a pérdidas de trabajo para el sector". Este anuncio, explica Calvente, "no ha hecho sino acrecentar el temor de las compañías que aún sufren el impago de muchas de las funciones ya realizadas hasta la fecha y que ven aún más lejana la posibilidad de efectuar el cobro", por lo que "el incierto futuro del Circuito Andaluz de Teatro y Abecedaria provocará que la actividad de las compañías sea precaria y de pura supervivencia".

Por su parte, el equipo del consejero Luciano Alonso quiso ayer precisar, en un comunicado, que "la Junta trabaja en alternativas que garanticen la programación de artes escénicas en la red de tetros de Andalucía" y emplaza a ACTA a una próxima reunión el 1 de agosto. La Consejería quiere "buscar un nuevo modelo de colaboración institucional, de gestión y funcionamiento" para un sector que ha vivido tiempos mejores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios