Juan José Padilla, tratado de las secuelas auditivas de la cornada

  • Al torero le ha sido dilatado el conducto auditivo izquierdo, que podría requerir una pequeña intervención correctiva

El matador de toros Juan José Padilla sigue evolucionando y afrontando las lesiones y secuelas derivadas de la terrible cornada sufrida en la cabeza, en el lado izquierdo de la cara, zona maxilar, el pasado día 7 de octubre en la plaza de toros de Zaragoza, una cornada que tuvo un pronóstico gravísimo y cuya recuperación encara el torero desde tres frentes.

Ayer acudió de nuevo a Sevilla para continuar el tratamiento de la intervención maxilofacial, operada por un equipo multidisciplinar dirigido por el doctor García Perla, cirujano maxilofacial del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

En la visita de ayer el torero fue tratado, además, por el doctor Francisco Esteban, director de la Unidad de Gestión de Otorrinolaringología del citado hospital sevillano.

Además de la revisión rutinaria en las previsiones estaba tratar la evolución de las secuelas auditivas del percance. Ya se informó que la cornada afectó a la zona maxilar, oído y ojo izquierdo.

Según el parte médico suscrito por ambos doctores , la actuación médica llevada a cabo, ha consistido en la realización de una limpieza y dilatación del conducto auditivo izquierdo, colocando un poper. Según el parte el citado conducto se encuentra estrechado por la cicatrización excesiva tras la luxación de la articulación de la mandíbula. La consecuencia ha sido ese estrechamiento que precisará de dilataciones seguidas, cambiar el poper y probablemente una pequeña intervención para liberar esa cicatrización excesiva, el tratamiento se ha completado con gotas antibióticas.

El matador sigue evolucionando muy bien de las lesiones maxilofaciales y continúa su riguroso tratamiento rehabilitatorio. En menos de dos meses acudirá de nuevo a Oviedo para una nueva revisión del estado del ojo izquierdo, que sigue tratando farmacológicamente y cuyo pronóstico sigue siendo de muy grave de acuerdo con el informe suscrito por su oftalmólogo, el profesor Fernández-Vega.

Por lo demás el espada sigue muy bien de ánimo, ya incluso ha participado en un tentadero en "Los Romerales", finca ganadera de Fuente Ymbro junto a su compadre Finito de Córdoba y continúa su puesta a punto física, ya que en los periodos hospitalarios posteriores a la cogida, en los hospitales de Zaragoza y Sevilla, perdió mucho peso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios