Jesús Micó muestra su biografía fotográfica más descarnada en la UCA

  • El creador gaditano diserta en el Aulario La Bomba sobre una visión personal de la relación entre cuerpo e imagen

El fotógrafo gaditano Jesús Micó lleva enfrascado desde 1997 en un proyecto que corre paralelo a su día a día. Natura Hominis: Escenarios (interludios fotografiados y filmados de biografía) constituye un extenso trabajo personal y profesional que comenzó a hacerse público el pasado enero y que hoy continúa en pleno desarrollo.

Parte de este "diario autobiográfico", como el mismo lo denomina, fue presentado en una clase magistral celebrada el pasado jueves día 13 de marzo en el Aulario La Bomba, dentro de las actividades de la Escuela de Fotografía desarrollada por la Universidad de Cádiz.

Escenarios está integrado por más de dos centenares de imágenes -de una extensión de varios metros cuadrados cada una (algunas alcanzan los 8 metros por uno de sus lados) compuestas de cientos de disparos ensamblados como un mosaico-, con pequeñas piezas videográficas y con textos.

Pero más allá de su majestuosidad formal, este trabajo refleja el personal mundo de su autor, un "diario descarnado y sincero", vehiculado a través de la memoria, que aúna los conceptos de cuerpo, identidad y biografía.

Ciudades como Cádiz, Barcelona, Madrid, Lisboa, Marrakech, Hannover, Nueva York o París, conforman el mapa en el que Micó sigue construyendo este buceo por su memoria, por su mundo cercano, con rostros y nombres propios: amigos, familia, amantes, alumnos, etc., que gira alrededor de una concepción del cuerpo que escapa al academicismo , sin alejarse de la cotidianidad más exacerbada.

El autor 'se desnuda' y desnuda su existencia de manera audaz, dramatizando la vida real, en "un registro poéticamente obsesivo de carácter personal", donde su objetivo fotográfico se posa en lo íntimo, la presencia del cuerpo, en ejercicio de total empatía con el espectador, desde un "rigor moral".

Este proyecto es la continuación lógica de Natura Hominis: Taxonomías, su anterior aventura fotográfica que comenzó en 1990. Con ella pretendía una reflexión abstracta sobre el cuerpo, y su democratización, para dignificarlo estética y moralmente, huyendo de los arquetipos de la tradición artística.

Escenarios, a su vez,se basa en el retrato, la representación de personajes comunes en una trasgresión de técnica y espacio, donde invita a apreciar cada detalle de cada fotograma, como catalizador de la mostración de emociones.

El Jesús Micó más cercano tiene otra cita pendiente el próximo ocho de mayo, a las 17.00 horas, con los alumnos de la Escuela de Fotografía, donde continuará desgranando este proyecto vital del que asegura que "no sé donde me conduce".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios