Jesús Cimarro denuncia la "precariedad" en la que sigue anclada el teatro español

El hombre al frente del Festival de Teatro Clásico de Mérida es su director, Jesús Cimarro, responsable también de la productora Pentación (emblema de la iniciativa privada en la escena española contemporánea) y artífice del milagro que llevó a un certamen que parecía condenado a la extinción a un esplendor presente que poco desmerece de sus antiguas glorias. Cimarro se mostró el pasado miércoles en Mérida, tras el estreno de Alejandro Magno, especialmente satisfecho con la respuesta del público, que auguraba nuevos llenos en sus sucesivas funciones hasta el domingo. El director del festival confirmó que Alejandro Magno tendrá gira nacional la temporada que viene, como la tendrá La asamblea de mujeres, la comedia de Aristófanes estrenada en la edición del año pasado con Lolita y María Galiana en el reparto y que, tras una estancia en el Teatro La Latina de Madrid, saldrá a la carretera con varias paradas en Andalucía. Pero aprovechó también Cimarro, preguntado por este periódico, para denunciar que el sector productivo que es el teatro español continúa anclado en una "precariedad" que obedece ya a otros factores además de la crisis.

El productor afirmó que el mantenimiento del IVA cultural al 21% ha dejado a las empresas del teatro "desfondadas y sin recursos. Así que, o tienes un éxito enorme, o estás condenado a desaparecer. Ya no hay manera posible de reponerse de un golpe, y éstos son frecuentes en el teatro". Igualmente, además de reclamar más facilidades para la producción, criticó la reciente deriva del perfil del sector privado que invierte en la escena: "Las mayores productoras ahora mismo son las constructoras. Algunas están abriendo áreas de negocio y han decidido meterse en esto. Y, con todos los respetos, para producir teatro hay que conocer bien y amar el teatro".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios