Crítica de Cine

Japonés para principiantes

Romance en Tokio

Comedia romántica, Bél-Fra-Can, 2014, 101 min. Dirección y guión: Stefan Liberski. Fotografía: Hichame Alaouie. Música: Casimir Liberski. Intérpretes: Pauline Etienne, Taichi Inoue, Julie LeBreton, Alice de Lencquesaing, Akimi Ota, Hiroki Kageyama.

Basada en la novela seudo-autobiográfica (Ni Adán, ni Eva) de la conocida escritora belga Amélie Nothomb, Romance en Tokio está destinada a engrosar el corpus cinematográfico que aborda la comunicación intercultural a propósito de las diferencias entre Japón y Occidente desde una perspectiva personal y sentimental, en la estela de títulos como Lost in translation, The ramen girl o la más reciente Kumiko, la cazadora de tesoros.

Nuestra protagonista, una joven profesora de francés y aspirante a escritora, trasunto explícito de la propia Nothomb, se debate entre su fuerte deseo de ser japonesa (de hecho, nació y vivió en Japón sus primera infancia), un primer y plácido amor romántico con el efebo Rinri y la búsqueda de su identidad como mujer independiente en un universo dominado por los códigos del hombre.

Así, lo que en un principio apunta a comedieta cursi y tópica (incluido un risible episodio musical), se desvía pronto hacia el terreno del autodescubrimiento, el viaje y la autoconciencia, en un cambio de rumbo que, por fortuna, lleva a la película de Stefan Liberski hacia terrenos bastante más interesantes sin dejar de lado el inevitable conflicto entre la japonesidad y sus mitos de hermetismo e incomprensión y un suave discurso feminista envuelto en una estética pop.

Pauline Ettiene se nos antoja una buena elección como trasunto de la novelista, y su innegable encanto se gana nuestra empatía en un trayecto con billete de regreso que termina sorteando los obstáculos que se pone en el camino.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios