Israel Galván se explica

  • Se publica en DVD la película que la realizadora francesa María Reggiani dedicó al bailaor sevillano, en el que éste da las claves de algunas de sus creaciones

Israel Galván se explica. Siempre lo ha hecho, jamás a hurtado al espectador sus reflexiones o el sustento teórico y emocional que hay en sus obras. Por ejemplo, el papel que juega la tradición familiar en su condición de artista. La presencia de lo masculino y lo femenino en su baile, en relación a los roles tradicionales en el baile flamenco. La multiplicidad de su lenguaje, un discurso que se expande en todas direcciones, mar, tierra, aire, pies, manos y teoría.

El silencio, supuesto que el bailaor no habla, está poblado de elocuencia, tanto que surge una gramática nueva, la gramática galvánica. El resultado ha de ser barroco por fuerza, en primer lugar porque el lugar del que surge, la danza flamenca de los 80, a la que la gramática galvánica no niega sino todo lo contrario, la incorpora con toda naturalidad, era barroca. Luego por lo mucho que tiene que decir Galván, como cualquier ser humano. Desde la tensión rota, dolorida, de sus primeros espectáculos, hasta la franca serenidad, una vez instalada la gramática galvánica en su adultez, una vez normalizada su relación con y en la familia flamenca contemporánea, de sus últimas obras.

Galván da explicaciones técnica a propósito de su evolución, personal, familiar y en la perspectiva de la danza flamenca, que nos interesan. Y da explicaciones harto elocuentes de los dolores y placeres que están a la base de su baile, que nos interesan más. Todo ello con la ayuda de Pedro G. Romero, su director artístico, palmero conceptual según propia definición.

Galván lo coreografía todo, lo baila todo, desde su omnipotencia hasta su omnivoracidad del principio, siendo en este sentido, tal vez, el bailaor más barroco de la historia del flamenco, hasta su relax actual. La clave, ya lo saben, es la desnudez, la verdad, aunque sea la verdad de la máscara. Es posible que esta gramática tan compleja que, como digo, Galván pone en perspectiva, a veces contraposición, con la gramática tradicional jonda (lo que en los años 80 se consideraba tradicional, ya digo), sea necesaria para desnudarse.

Tantos oropeles, tantas sedas, tantos andrajos, para llegar a la piel, a los huesos. En este film no decepciona y se vuelve a desnudar. Es curioso porque este documental evidencia, por enésima vez, lo social, la trasparencia de la gramática galvánica. No digo que no se hayan inventado lenguajes para ocultarse, para no comunicar. No es el caso de Galván, cuya imperiosa necesidad de comunicar le llevó a inventarse esta gramática propia.

Pero, como decía, es una gramática plena de elocuencia, con unos subrayados y una puntuación en rojo, desde la coma al punto final. En este sentido, los años y los espectáculos están poniendo en evidencia que es más clásica, dentro de su barroquismo, de lo que muchos creyeron y algunos siguen creyendo. Por eso Galván reivindicó y reivindica la naturaleza 100% flamenca de su creación. En todo caso, para que no queden dudas, Galván abre en este documental una ventana a los entresijos de sus espectáculos, de su lenguaje. Galván, lo muestra por enésima vez, quiere expresarse y quiere ser comprendido, quiere ser amado. Y es por eso que, una vez más, se explica.

Lo mejor de la realización es su trasparencia, el espacio que concede a la palabra y a la danza, la naturalidad con la que fluye, sin montajes vertiginosos, dejando todo el protagonismo al protagonista. La película fue rodada originalmente para el canal Arte de Francia. Incluye amplios fragmentos de La metamorfosis, Arena y La edad de oro, así como procesos de elaboración de El final de este estado de cosas. Entre los extras incluye una grabación de Israel Galván bailando con 10 años, al parecer en la feria de Sevilla, y la grabación completa del espectáculo La edad de oro, con despedida a lo Chiquito y todo.

Esta edición en DVD está dedicada a la memoria de Fernando Terremoto que aparece, junto a Alfredo Lagos, en la película, además de Pablo Pujol y Pepe Barea.

Guión y dirección: María Reggiani, Producido por: Agathe Berman para Les Films d'Ici y Chema Blanco y Cisco Casado para A Negro.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios