El IECG inicia un año de incógnitas

  • El Instituto de Estudios Campogibraltareños arranca 2012 con un presupuesto sin ingresos, sin la sede de Villa Smith y sin administrativos · Presidencia les propone el edificio Kursaal para su reubicación

Comentarios 2

Pocas son las alegrías que se ha llevado, desde hace algunos años, el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG). Arranca con este 2012 un año lleno de incógnitas y de bolsillos vacíos, una delicada situación con la que convive día a día su directiva formada por Ángel Sáez y Eduardo Briones, como vicedirector de la institución, la cual depende de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar.

El cambio de gobierno en el ente comarcal, que dirige actualmente Diego González de la Torre (PP), vino de la mano de buenas palabras para el trabajo del IECG y su apoyo a la cultura. Si bien, desde aquellas declaraciones públicas la situación se mantiene bastante complicada. Sáez explicó ayer a este diario que "no se han recibido grandes propuestas de mejora a las peticiones que hacemos, de hecho nuestro presupuesto está congelado en cero ingresos, sin ningún tipo de recurso económico".

A esta grave situación se le añade el problema de la sede institucional, ya que el instituto sigue sin disponer de una. Han solicitado que sea la que les corresponde por los estatutos -Villa Smith-, si bien Sáez informó que desde la Presidencia se ha propuesto como alternativa el edificio Kursaal. Esta idea será estudiada y trasladada a la junta de consejeros del organismo.

En cualquier caso, el director del IECG matizó que "estas propuestas son interesantes pero el edificio no está habitable de momento, sufre graves problemas de humedad, no estamos hablando de una ocupación, de un traslado inmediato, sino que es un tema que queda pendiente de unas obras de reforma que hay que hacer, que depende de presupuesto de la administración, lo que suena que siendo la oferta atractiva pueda no llevarse a cabo en un plazo corto".

Hace unas semanas el IECG mantuvo una reunión en Villa Smith, aunque fue de carácter puntual. El propio director del instituto reconoció que desde Presidencia se les ha indicado que en las obras de remodelación de Villa Smith no se ha contemplado el regreso de la institución a su sede natural, como es el caso de la reubicación de la biblioteca que lleva cuatro años encerrada en un almacén. Por lo tanto, Sáez alertó de que se ha hecho en contra de los estatutos y de los acuerdos adoptados por los órganos de gobierno a nivel de Presidencia de la época de Juan Montedeoca.

En términos económicos, Sáez detalló el resultado de la falta de recursos como el programa de Monografías, que seguirá congelado; el Boletín Digital conocido como diario de avisos se dejará de elaborar; o la posibilidad de editar la revista Almoraima en papel, que desaparece prácticamente, ni siquiera su edición electrónica como alternativa al surgir un nuevo escollo como es la no renovación del contrato al personal administrativo del IECG, que era el que realizaba estas funciones. "Aunque se ha planteado desde Presidencia alguna solución alternativa hoy por hoy nos encontramos ya sin administrativos en el instituto, por lo que las dificultades de funcionamiento aumentan".

Sáez sostuvo que a la directiva actual le queda un año, con lo cual mantendrán su compromiso haciendo lo posible con los recursos que existen, que es el personal académico que colabora de manera altruista como siempre. "Estoy convencido de que dejar languidecer una institución como la nuestra responde a la escasa valoración que de ella tienen nuestros dirigentes políticos", declaró Sáez, que también subrayó que desde antes de 2008, cuando estalló la crisis, vienen sufriendo el abandono y el olvido, "la supervivencia sin recursos en una institución de este tipo conduce al deterioro de su funcionamiento y en consecuencia de su imagen".

Aunque sobreviven en una dinámica de agotamiento de recursos humanos y con casi dosis de heroísmo para mantenerse para este año hay dos jornadas planificadas: de Historia y de Psiquiatría. Además de más actos que no podrán ver la luz sin ayuda. "A la hora de hacer números la cultura es el primer sitio por donde se recorta", lamentó Sáez.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios