El IECG alerta del riesgo de desplome de una torre del castillo de Tarifa

  • Defiende que hay un proyecto de rehabilitación, al que solo le falta la autorización de la Junta Presenta fisuras verticales y está pandeando

Comentarios 3

Nuevamente el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG) vuelve a erigirse como defensor activo del patrimonio histórico y cultural para reivindicar una actuación urgente sobre la fortaleza califal de Tarifa, conocida como el castillo de Guzmán el Bueno, como ya viene defendiendo desde hace muchos años el colectivo Mellaria. Ahora ha sido el instituto el que ha apuntado que desde hace más de un año se viene advirtiendo de un grave problema en su frente sur, el que se orienta al mar.

Explica que en la secuencia de torres de flanqueo que caracteriza su fisonomía,en concreto una de ellas, se viene mostrando "síntomas de cansancio que pueden dar con sus sillares milenarios en el acantilado de la antigua línea costera". La torre presenta peligrosas fisuras verticales y está pandeando, habiéndose incluso abierto los testigos que se le ha colocado para hacer un seguimiento de la evolución de la patología.

Los arquitectos que vienen trabajando en la restauración monumental emitieron dos informes el año pasado alertando de la citada problemática, lo que llevó al Ayuntamiento de Tarifa a encargar un proyecto a finales del año pasado, que aún no ha sido aprobado por la preceptiva comisión de patrimonio de la Delegación territorial de Educación, Cultura y Deportes. De hecho el IECG matizó que el Consistorio "siempre" se muestra "preocupado por estas cuestiones tan delicadas para la ciudad".

Si bien, el instituto considera sorprendente que pese al riesgo de desplome de este edificio, que podría suponer tanto una pérdida patrimonial irreemplazable como desgracias personales, los recursos para acometer la obra -según IECG- "están disponibles en Cádiz y solo pendientes de autorización para ser empleados".

De hecho asevera que el Instituto de Empleo y Desarrollo Socioeconómico y Tecnológico (IEDT) de la Diputación de Cádiz se encuentra a la espera del visto bueno de la citada comisión de patrimonio para licitar la obra. "Y el tiempo corre en contra, tanto por la urgencia de los deterioros como por el plazo disponible para aplicar tales fondos que, de no emplearse para tal fin en unos meses, deberían ser devueltos".

Por esta razón, insistió el IECG que la torre medieval no puede dejarse caer por trabas administrativas, recordando casos como el monumento algecireño más antiguo conservado en pie, la Torre del Fraile o de los Canutos, "que sigue desmoronándose poco a poco más allá del faro de Punta Carnero por la inexplicable incompetencia de nuestros administradores más cercanos".

No es la primera vez que el castillo de Guzmán el Bueno sufre las consecuencias del paso del tiempo. Fue objeto de un dramático desprendimiento de la barbacana de ese mismo sector en la Nochevieja del año 1989. El accidente afectó al pie de la torre que ahora está en grave deterioro. Entonces, recordó que la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras (APBA) acometió una obra de urgencia, patrocinando la construcción de un muro de contención de hormigón a través de la empresa Agromán, que "contuvo el resto de la barbacana y evitó que parte del castillo también se viniera abajo". Términos con los que recogió lo sucedido entonces la asociación Mellaria.

"En los últimos tiempos el edificio no deja de dar avisos acerca del peligro que, otra vez, se cierne sobre él". Es una edificación del califato Omeya de Córdoba del siglo X que cuenta con un valor arqueológico incalculable. Imagen cultural de Tarifa y, en buena medida, de todo el Campo de Gibraltar, lleva años sometida a un proceso restaurador importante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios