Guillermo Ortega plasma en un libro de relatos sus vivencias con la música

  • La sede de la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar acoge la presentación de la obra 'Cuentos de Rock', la primera incursión del periodista algecireño en el mundo de la literatura

Un Guillermo Ortega plagado de sensaciones daba ayer la bienvenida a los "hijos del Rocanrol", a esas personas que quisieron arroparlo durante el acto de presentación de su primer libro Cuentos de Rock. Una obra de relatos cortos que, con el patrocinio de Cepsa, ha sido editado por la Asociación de la Prensa del Campo de Gibraltar (APCG). El libro tiene, como su nombre indica, el rock como guía central de una serie de vivencias que nos hacen mirar, a veces, con nostalgia hacia otros tiempos.

El libro, del que se han editado quinientos ejemplares, fue presentado por el presidente de la APCG, Estanislao Ramírez, que calificó la obra de divertida y musical, haciendo referencia a ese rock y a esa música "que forman parte de la personalidad de Guillermo".

El periodista algecireño, emocionado, quiso explicar, ante todo, por qué había que leer su libro, integrado por diez relatos independientes entre sí, especialmente dedicados a los lectores que son amantes de la música.

Dijo que se trataba de un libro corto y, por tanto, "no os va a llevar mucho tiempo leerla" y recordando al Ulises, de Joyce, explicó con humor que por eso su libro puede servir de paréntesis a quienes están "releyendo" la obra del genial irlandés, "aparcar ese libro y ventilarse éste en un par de horas (refiriéndose al suyo) y "al día siguiente pueda ya, con renovados bríos, volver a la lectura de ese señor tan pesadísimo... quiero decir, de ese genio de la literatura", apuntilló.

Ortega explicó además que la obra está integrada por un conjunto de historias sencillas "que huyen de la trascendencia" y que están contadas "con un lenguaje comprensible".

Igualmente se refirió a estos personajes de Cuentos de Rock "premeditádamente imperfectos" a los que el no quiere llamar "perdedores y ellos, desde luego no se sienten como tales".

Guillermo Ortega se dirigió a ellos como esos "tipos que se caen pero se levantan y siguen palante, gente con la que cualquiera se puede identificar". Pero también reflexionó sobre el orden de esos relatos. Este no importa "porque son independientes", pero están así porque en ese orden los escribió.

El autor afirmó que a medida en que los fue desarrollando se percató de que había, "no voy a decir una evolución" pero sí un cambio, incorporando elementos nuevos, "recursos expresivos que se fueron abriendo paso y que traté de plasmar". Las historias son, pues "cada vez más complejas", añadió.

Guillero Ortega, en su intervención tuvo palabras de agradecimiento para todas aquellas personas que habían colaborado en hacer realidad este proyecto. Se refirió a Jesús Mezcua , autor de la portada, a Tony Mejías, autor de la foto que hay en la solapa del libro, o a Salvador Catalán, creador del prólogo. Pero también tuvo emotivas palabras de agradecimiento para sus familiares y amigos y entre ellos a los de la Asociación de la Prensa, "que con tanto cariño acogieron mi proyecto".

En el acto de presentación también intervino Javier Rosado, director de Comunicación en San Roque de la Refinería Cepsa, entidad patrocinadora de la colección Estrecho de Periodistas.

Se mostró gratamente sorprendido por la amplia acogida que había tenido esta convocatoria y mostró su disposición a "seguir colaborando con la asociación de periodistas del Campo de Gibraltar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios