Gran triunfo de Rubén Pinar, que corta tres orejas en Colmenar Viejo

GANADERÍA: Se lidiaron cinco toros pertenecientes a la ganadería de Alcurrucén y uno marcado con el hierro de José Luis Marca, que saltó como sobrero (quinto bis al correrse turno en el segundo), bien presentados, aunque desiguales de hechuras y en conjunto de muy buen juego. El cuarto, de nombre Sucesor, marcado con el número 516, fue premiado con la vuelta al ruedo. TOREROS: Antonio Ferrera, silencio y una oreja que se negó a pasear como protesta por conceder la presidencia la vuelta al ruedo a su segundo toro. Miguel Abellán, una oreja y silencio. Rubén Pinar, una oreja y dos orejas. INCIDENCIAS: Plaza de toros de Colmenar Viejo. Un tercio de entrada.

La ganadería de Alcurrucén lidió una corrida muy importante en el segundo festejo de la feria de Colmenar Viejo, con el cénit del cuarto toro, un buen ejemplar que fue premiado con la vuelta al ruedo. El encierro fue muy bueno por excelente juego.

Rubén Pinar, que salió en hombros, cuajó dos faenas importantes. Ante su primero, con clase, que humillaba, consiguió llegar a los tendidos con una labor marcada por la ligazón, destacando con la diestra. Una gran estocada fue decisiva para una oreja.

En el sexto, bravo y noble, volvió a calar en el público, con una faena en la que hilvanó muletazos de todas las marcas por ambos pitones, especialmente en el toreo al natural.

Miguel Abellán cortó una oreja a su primero por una faena variada y templada, que gustó al público. Tras un pinchazo y una estocada, le concedieron el trofeo. Con el quinto, un ejemplar de José Luis Marca, que resultó manso y deslucido, la labor no tuvo eco.

Antonio Ferrera cumplió en su faena ante un toro encastado, en una labor que no llegó a calar. Con el cuarto, de buen juego, con fijeza, el extremeño realizó una labor bullidora. Mató de una estocada baja y le concedieron un trofeo, que se negó a pasear, entre tanto el toro era premiado con la vuelta al ruedo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios