Gilliam rinde homenaje a Heath Ledger en el Festival de Cannes

  • El director presentó 'The imaginarium of doctor Parnassus' fuera de concurso

Terry Gilliam rindió homenaje al actor australiano Heath Ledger, muerto durante el rodaje de The imaginarium of doctor Parnassus, película que el director británico presentó ayer en el Festival de Cannes, fuera de competición.

Los carteles al final recuerdan que ésta es "una película de los amigos de Heath Ledger": tres actores, Johnny Depp, Jude Law y Colin Farrell lo reemplazaron desempeñando sucesivamente el personaje de Ledger, fallecido en enero de 2008 a raíz de una sobredosis de medicamentos.

"Johnny, Jude y Colin llenaron el vacío que Heath dejó. El amor de todos por él permitió que la película fuera terminada", declaró Terry Gilliam en ausencia de los tres actores, que no asistieron a la presentación de la película en Cannes. "Para mí era muy importante terminarla, porque éste era su último rol", agregó.

Célebre por su papel en Brokeback Mountain de Ang Lee, Heath Ledger fue galardonado póstumamente en febrero pasado con un Oscar por su interpretación del malo enemigo de Batman en The Dark Knight de Christopher Nolan

En The imaginarium of doctor Parnassus interpreta a Tony, misterioso personaje salvado de la muerte por un grupo de titiriteros ambulantes, que lo hacen entrar en su mundo fantástico.

También se presentó ayer en Cannes Taking Woodstock, la última película de Ang Lee, su enésimo giro hacia la sorpresa. "No me gusta clasificar ni que me clasifiquen", explicó en una entrevista.

En Cannes, lo que siempre han reclamado de su cine ha sido la mirada horizontal que el taiwanés lanza sobre la sociedad estadounidense. Taking Woodstock, que opta a la Palma de Oro, se convierte en una celebración de una idea más que en una apología de su puesta en práctica. "No sé si ahora seríamos capaces de repetirlo, pero deberíamos", dice. "La juventud de hoy en día es demasiado cínica y muy pragmática". En aquel concierto con Janis Joplin, Jimi Hendrix y Joan Baez, lo importante no fue la música -"algunos de ellos ofrecieron las peores actuaciones de sus carreras", explica Lee-, sino la pureza de los ideales.

Otras películas que se pudieron ver ayer fueron À deriva, una cinta brasileña dirigida por Heitor Dhalia y con poderosa influencia de Fernando Meirelles, que llegó con Vincent Cassel en su reparto; y The time that remains, tragicomedia de Elia Suleiman, un "Buster keaton palestino".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios