Gerardo Piña, director de la Academia Norteamericana de Lengua Española

  • El linense, Hijo Predilecto de la ciudad y residente en Estados Unidos desde hace 30 años, defenderá y asistirá a la evolución del castellano en un país clave por el número de habitantes de origen hispano

El académico español Gerardo Piña-Rosales, linense y afincado en Estados Unidos desde hace tres décadas, fue elegido ayer nuevo director de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (ANLE), informó la institución. Piña-Rosales sustituye en el cargo a Odón Betanzos, quien falleció en septiembre pasado y fue uno de los fundadores de la entidad a comienzos de los años setenta.

"Es una verdadera aventura, un reto, un desafío", señaló el nuevo director de la ANLE mediante un comunicado de prensa divulgado después de conocer que había sido elegido por unanimidad para ocupar ese cargo.

Piña-Rosales nació en 1948 en la Línea de la Concepción -de la que es Hijo Predilecto desde 2004-, creció en Málaga y cursó la enseñanza secundaria en Tánger. Los estudios universitarios los realizó en Granada y Salamanca hasta que en 1973 se trasladó a Nueva York, donde se licenció en Lengua y Literatura española y a comienzos de los 80 obtuvo una Maestría en Filosofía en el Centro de Estudios Graduados de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY). La tesis de su doctorado la dedicó a la narrativa española del exilio.

Piña-Rosales tiene además una amplia experiencia en el ámbito docente, que ha desarrollado en diversos centros del sistema universitario de Nueva York y en él sigue trabajando como profesor de Lengua y Literatura españolas en el colegio universitario Lehman.

Piña-Rosales resaltó que la ANLE asiste "desde dentro" a la evolución que registra el español respecto del inglés, en un país que cuenta con más de cuarenta millones de residentes de origen hispano.

A pesar de esa importante presencia de hispanohablantes, "el español se siente acosado por el inglés", según el académico y los cambios e innovaciones lingüísticas que primero se perciben aquí "los veremos al poco tiempo adoptados o rechazados en otros países, tanto en España como en América Latina".

El nuevo director manifestó su disposición a que en esta nueva etapa la ANLE, además de la labor propia que desarrolla en el entorno de la Asociación de Academias de la Lengua, colabore con las instituciones culturales hispánicas en Estados Unidos y con los medios de información.

"Me parece esencial que la ANLE colabore estrechamente con esos medios -prensa, televisión, radio, Internet- para que el español que se utilice sea, en todo momento, correcto".

Piña-Rosales es autor del ensayo De La Celestina a Parafernalia: estudios sobre teatro español (1984), al que siguieron Narrativa breve de Manuel Andújar (1988); La obra narrativa de S. Serrano Poncela (1999); Presencia hispánica en los Estados Unidos (coed. 2003); España en las Américas (coed. 2004) y Escritores españoles en los Estados Unidos (2007), entre otras obras. También ha estudiado la obra de Miguel de Cervantes, de César Vallejo, o de Paul Bowles y es autor de la novela Desde esta cámara oscura (2006).

La elección de Piña-Rosales coincidió ayer con la concesión a las veinte Academias Americanas de la Lengua -una de ellas la Norteamericana- del XX Premio Elio Antonio de Nebrija, que convoca la Universidad de Salamanca, en reconocimiento a la labor que han desarrollado a favor del estudio y de la difusión de la lengua y la cultura españolas.

El jurado valoró el trabajo de estas instituciones "en la elaboración de la vital Ortografía española del 99, el renovado Diccionario de la Lengua española en 2001, o la oportunísima obra el Diccionario panhispánico de dudas de 2005 y el monumental Diccionario de americanismos, que está en su última fase".

Las veinte Academias Americanas de la Lengua premiadas son las de Colombia, fundada en 1871 y que es la decana; Ecuador, México, El Salvador, Venezuela, Chile, Perú, Guatemala, Costa Rica, Panamá, Cuba, Paraguay, Bolivia, Nicaragua, Argentina, Uruguay, Honduras, Puerto Rico, República Dominicana y la Norteamericana.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios