Fran Gómez corta la única oreja de una complicada y larga novillada

  • El gaditano debuta con caballos bisoños pero con disposición y entrega · Sandra Moscoso, muy firme pero sin resultados en un lote que no sirve ·Miguel Ángel Sánchez malogra un triunfo por la espada

GANADERÍA: Seis novillo de "Montes de Oca", bien presentados pero que no ha ofrecido buen juego, baja de casta. Fue ovacionado el rajado quinto y dio juego el tercero. NOVILLEROS: Sandra Moscoso, de cielo y oro, estocada baja (SALUDOS TRAS LEVE PETICIÓN) y dos pinchazos y estocada baja (SILENCIO TRAS AVISO). Miguel Ángel Sánchez, de rosa pálido y oro, pinchazo, estocada y dos descabellos (SILENCIO TRAS AVISO) y pinchazo, estocada tendida trasera y once descabellos (SILENCIO TRAS TRES AVISOS). Fran Gómez, de azul pavo real, que debutaba con picadores (media estocada (OREJA) y metisaca bajísimo, pinchazo y cuatro descabellos (SILENCIO TRAS AVISO). Incidencias: un cuarto de plaza con molesto viento de levante. Vicente Ruiz saludó tras parear al cuarto. parte facultativo: Miguel Ángel Sánchez fue herido al descabellar al descabellar al quinto y pasó a la enfermería, donde fue curado de herida inciso contusa en cara exterior de rodilla y pierna derecha interesando piel y tejido celular. Tras reflectamiento y limpieza del trayecto, de 12 centímetros ascendente, se cerró por planos pasando el torero a su domicilio con pronóstico leve salvo complicaciones.

Complicada novillada de Montes de Oca, complicada y fuerte, pero que no ha servido como se suele decir, porque además de fuerte -a más de uno habría que verlo con el primero que se merendó Sandra Moscoso, me decía una estupenda periodista- no lo puso fácil para una terna que, por desgracia no está sobrada ni de oportunidades ni de actuaciones.

Y si no fue por la novillada, tampoco por la Presidencia que ayer estuvo de lo más ajustada a la realidad: devolvió el inutilizado segundo, admitió dilaciones en los avisos y hasta en los tres que sonaron para Sánchez, perdonó el tiempo de los dos últimos; fue comprensivo con el debutante estimando una petición difícil de acertar -y tuvo razón porque nadie la protestó después- y hasta quiso facilitar la lidia admitiendo un tercio de banderillas con tres palos e interesándose por acortar el largo viaje del caballo de picar en el sexto, trayecto interrumpido por un torete que lo que menos necesitaba eran capotazos, aunque la mala lidia que le dieron...O sea que bien por el palco, pese a la condición de hombre del usía.

Sandra Moscoso me gustó en su primero. Con el que abrió plaza, de gazapona y molesta codicia, que nunca rompió por derecho hacia delante y que por fin se defendió quedándose debajo, estuvo muy dispuesta y entregada, solvente para superar la papeleta. Su segundo fue peor, porque tiraba cornadas por el pitón derecho hasta el extremo de que la desarmó varias veces. Se puso por ese pitón en la faena pero nada pudo armar, bajando mucho el toro.

También estuvo bien Miguel Ángel Sánchez. Parado y sin raza su primero, sobrero del devuelto, su disposición fue ejemplar y expuso mucho en el remate de la faena. Muy bien en el quinto, en esa labor lo puso todo el de Ubrique, que embistió, apostó y a punto estuvo de tener premio pero además de fallar a espadas y sonar los tres avisos a toro levantado de un puntillazo, se llevó un navajazo en un arreón intentando descabellar. Una verdadera lástima y el público, que tras el arrastre guardó silencio, había aplaudido mucho al torero cuando cruzó el ruedo camino de la enfermería.

Fran Gómez se llevó la oreja de su primero por disposición y ganas. Complicado y con raza su primero, estuvo firme aunque se vio que es un torero muy nuevo. Su segundo fue toro que se rajó, cerrado en tablas y sin ganas de pelea. De nuevo brillaron las ganas y disposición, como en el caso de sus compañeros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios