El Florida, el gran teatro pequeño

  • Tras seis años cerrado por la rehabilitación integral respetando su antigua fachada resulta una espacio escénico limitado en aforo para grandes espectáculos · La necesidad de un Palacio de Congresos marca el futuro de la ciudad de Algeciras

Comentarios 11

Ya se inauguró, ¿y ahora qué?. El teatro municipal Florida de Algeciras subió su renovado telón, ahora de color verde, el pasado 22 de diciembre bajo la expectación de su ciudad. Durante casi 6 años se han preguntado los ciudadanos de a pie, los que habitan sus butacas, qué mejoras tendría y cómo se revitalizaría ese viejo edificio en el que se filtraban goteras por su techo de escayola.

Hay que remontarse hasta el año 1944 para desenterrar la primera piedra del antiguo Florida, que fue construido como cine por Paya y Soto, según quedó datado en la consejería de Obras Públicas. La obra se comenzó el 16 de julio, y tras diez meses, se inauguró en mayo de 1945, atribuyéndose la autoría del proyecto a Mariano Aznares. De aquel edificio se puede decir que poco ha quedado, apenas la fachada.

Por el camino ha perdido más de 300 asientos, su telón rojo, el pasillo central, el famoso gallinero de la planta superior y como no, los matices y señas de identidad como la estrella de escayola que lucía en su techo. Prácticamente se ha convertido en otro escenario tras la rehabilitación realizada entre 2006 y 2011 promovida por el Ayuntamiento -liderado por el PSOE- así como la Junta de Andalucía y la Diputación de Cádiz por un coste de 6.341.700 euros. Ya lo confesaba hace unos días la portavoz de IU, Inmaculada Nieto, "para eso no hacía falta tenerlo seis años cerrado".

Ahora la realidad se encuentra en un teatro moderno, con un escenario perfectamente habilitado para cualquier espectáculo, sea musical o teatral. Un espacio donde los artistas pueden acceder al escenario desde los camerinos, lo cual antes era imposible, además en el pasado las tablas tenían un reconocido límite espacial para cualquier espectáculo, lo que ahora se ha ganado a nivel horizontal y vertical, en total se ha añadido un nivel en cabecera y cuatro niveles sobre el escenario.

Si bien, de poco importaban las limitaciones del antiguo Florida porque con sus 900 plazas se podía dar la circunstancia de traer en temporada de invierno perfectamente a artistas de la talla de Luz Casal o Niña Pastori, ésta última en el año 2003. Hoy día, aún estando el teatro ya rehabilitado, el escenario de la artista gaditana será el Polideportivo Ciudad de Algeciras el próximo 4 de febrero, y la razón es bien sencilla: el aforo. No es lo mismo actuar para 600 personas que doblar incluso el millar siendo ambos espacios cubiertos. La compañía promotora del concierto es la misma que el pasado año llevó a Niña Pastori al Palacio de Congresos de La Línea obteniendo un lleno absoluto.

Algeciras, con más de 116.000 habitantes, se sitúa en un paradigma de difícil credibilidad. El déficit en infraestructura cultural sigue siendo evidente pese al regreso del Florida. Además del teatro, el municipio puede aportar como escenario el salón de actos de la Politécnica con un aforo de unos 350 asientos; y el centro de congresos del edificio Kursaal, que apenas llega al centenar.

Aunque las comparaciones son evidentes y, en la mayoría de los casos, dolorosas. La Línea y San Roque, con muchos menos habitantes que Algeciras sí disponen de espacios a la altura y adaptados a las circunstancias, que concuerdan perfectamente con las necesidades. Decisiones acertadas en el momento justo les han convertido en escenarios que le hacen frente con facilidad a las propuestas de Algeciras.

A nadie se le escapa que por la ciudad vecina de La Línea -con cerca de 70.000 habitantes - han pasado recientemente artistas como Albert Hammond o David Bisbal, y el calendario venidero está colmado de grandes valores como Manuel Carrasco o Pitingo. Todos han llenado y probablemente llenarán el aforo de su Palacio de Congresos, con capacidad para 1.062 espectadores. Y es que los promotores de espectáculos prefieren este escenario en la temporada de invierno porque se aseguran atraer a más público, de manera que se autofinancian el concierto sin que suponga coste alguno para el Ayuntamiento. La Línea también tiene el teatro municipal La Velada, con capacidad para 367 personas.

En San Roque -con más de 30.000 habitantes- se dispone del teatro Juan Luis Galiardo para ofrecer espectáculos a entre 650 y 675 personas, además del Palacio de los Gobernadores, con capacidad para 150 espectadores.

Sin duda, ambas localidades representan una buena alternativa a Algeciras. Por eso ahora muchas miradas apuntan a la necesidad de un Palacio de Congresos, que sin embargo años atrás podría no haber sido tan urgente si se hubiera actuado de otra manera. Y es que la inversión en la rehabilitación se abarató a consecuencia de mantener su fachada como seña de identidad pero ha jugado en contra del aforo y, en consecuencia, con la posibilidad de atraer grandes propuestas. Pero antes de que se tiraran sus muros se barajaron otras posibilidades.

En 2001 el entonces alcalde, Patricio González (PA), se interesaba por conocer cómo iba la redacción del proyecto de rehabilitación integral del teatro, y en ese mismo año se buscaban alternativas como un futuro Palacio de Congresos. Sin embargo, ya en 2003, se hacía pública una propuesta de la Junta al Ayuntamiento para su derribo y construir uno nuevo, sin embargo la decisión última sería del Consistorio. El presupuesto para rehabilitarlo, sin derribar, entonces era superior a 1,8 millones.

En 2004, con González de edil de Cultural y Juan Antonio Palacios (PSOE) como alcalde, la entonces delegada provincial de Cultura, Bibiana Aido (PSOE), termina con la polémica suscitada respecto a su derribo. Se decide su rehabilitación integral para conseguir mantener un edificio singular y ponerlo en valor. El presupuesto entonces se valoró en torno a los 2 millones.

Y así finaliza la historia reciente del Florida, la de un gran teatro pequeño. Ahora queda mirar al futuro, a las alternativas que vienen. El actual alcalde, José Ignacio Landa luce (PP), ha apoyado firmemente y de forma pública en reiteradas ocasiones la necesidad de un Palacio de Congresos, así que el futuro está por escribir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios