La Feria del Libro de Guadalajara recibe 660.000 visitantes

  • Casi 2.000 editoriales han estado presentes en el encuentro, clausurado ayer

Unas 660.000 personas han visitado este año la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL), una asistencia que es un 8% mayor que la de la edición anterior, informaron ayer los organizadores.

La FIL es la principal feria editorial de habla hispana y la segunda del mundo, después de la de Fráncfort. Abrió sus puertas el pasado 26 de noviembre. "Esta feria es cada vez más iberoamericana y más internacional. Casi nadie se la pierde", afirmó el presidente de la FIL, Raúl Padilla, al hacer balance de las actividades desarrolladas.

Padilla informó de que en la muestra de Guadalajara se han dado cita 774 autores, con un promedio de más de 100 actividades diarias. Estuvieron presentes 1.935 editoriales de 43 países. Alemania fue el invitado de honor y Chile lo será en la siguiente, una distinción que ya tuvo en 1999.

"Han pasado doce años y dadas nuestras realidades en materia cultural, en literatura hay nuevos actores y nuevas expresiones artísticas", agregó el presidente de la FIL.

Una de las últimas actividades de la Feria estuvo dedicada al relato, con la participación de distintos autores. Fernando Iwasaki descubrió "la pólvora de la literatura gracias a los cuentos", Isabel Mellado busca en las narraciones breves "pequeñas preguntas más que pequeñas verdades" y Marcos Giralt cree que a través del cuento se puede "intuir la complejidad del mundo".

Estos tres escritores, y el catalán Borja Bagunyá, quien está convencido de que Cataluña, "más que un país, es un relato", impregnaron la FIl del sabor de sus cuentos.

Los cuatro participaron en la quinta edición del Encuentro Internacional de Cuentistas, que estuvo moderado por el escritor mexicano Ignacio Padilla, quien, para caldear el ambiente, leyó El prodigioso miligramo, un cuento de Juan José Arreola.

En presencia del editor Juan Casamayor, impulsor de este encuentro y cuyo sello, Páginas de Espuma, está especializado en cuentos, Mellado, violinista y escritora, leyó una breve poética en la que dijo que "escribir cuentos es una manera digna de no tocar el violín".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios