Fallece a los 82 años el legendario pianista de jazz Oscar Peterson

  • Al frente de su trío o acompañando a figuras de la talla de Ella Fitzgerald, Dizzy Gillespie, Count Basie o Charlie Parker, el músico canadiense deja un legado de casi doscientas referencias discográficas

El pianista y compositor de jazz canadiense Oscar Peterson falleció la noche del pasado domingo en su casa de Mississauga (Ontario), a los 82 años, tras una carrera de más de seis décadas en la que grabó casi 200 discos con los más grandes del género. El músico murió debido a complicaciones renales. Peterson se distinguió por un dominio del piano sin igual y por imprimir su propio estilo al jazz en el periodo de transición de la década de 1950, pasando libremente del boogie-woogie, al stride o al bebop.

Nacido en Montreal el 15 de agosto de 1925 en una familia modesta de origen antillano, comenzó su carrera en 1943, tras ganar un concurso para jóvenes talentos de la Canadian Broad-casting Corporation (CBC), convirtiéndose en el primer músico negro de una orquesta de baile popular de la metrópoli quebequense, la Johnny Holmes Orchestra. Sus primeros discos, como I got rythm, obtuvieron gran éxito, vendiéndose por miles. Pero fue sobre todo su extraordinaria técnica en al piano lo que llamó la atención.

Ya reconocido en Canadá, su carrera cobró nuevo impulso en 1949 cuando el empresario estadounidense Norman Granz lo presentó en Estados Unidos como invitado sorpresa en la orquesta Jazz at the Philharmonic, integrada por algunos de los más célebres músicos estadounidenses del género, en un concierto en el Carnegie Hall de Nueva York. Esta breve presentación, a los 24 años, causó sensación y marcó el debut de su carrera internacional.

A partir de entonces realizó regularmente giras por Europa, a menudo en compañía de la cantante Ella Fitzgerald, aunque por lo general prefería presentarse en formato de trío, sobre todo junto al contrabajista Ray Brown. Entre los muchos otros artistas con los que trabajó figuran Roy Eldridge, Stan Getz, Dizzy Gillespie, Charlie Parker, Joe Pass, Ben Webster y Lester Young.

Algunos de sus trabajos más destacados, no obstante, son los producidos a partir de 1953 con el Oscar Peterson Trio, clásicos como At Zardis (1955), At the Stradford Shakespearen Festival (1956) y At Concertgebouw (1957).

Como compositor, escribió temas como Hymn to freedom, una de sus piezas más famosas en honor al movimiento estadounidense de los derechos civiles en los 60, aunque la que se considera su obra más importante es Canadiana Suite (1963), un recorrido sonoro, en ocho partes, por su país de nacimiento.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios