Erika Leiva y 'Se llama copla' llenan de fuerza y arte la canción española

  • Los finalistas del popular programa de televisión demuestran su valía y lo dan todo en el escenario del Palacio de Congresos de La Línea · El público reparte aplausos y piropos para todos los cantantes

Los linenses disfrutaron ayer de las voces de los concursantes del programa de Canal Sur Se llama copla. Los finalistas del año pasado actuaron en el Palacio de Congresos y pusieron todo su buen hacer y su ilusión en una noche en la que sin duda Erika Leiva era la protagonista.

Joana Jiménez, la ganadora del años pasado, Antonio Cortés, Erika Leiva, Rosa Marín y María Lozano dieron la bienvenida al público de La Línea con un tema cantado a coro, La copla nueva.

La primera en romper el hielo en solitario sobre el escenario del Palacio de Congresos fue Rosa Marín que encandiló a los asistentes con Te he de querer mientras viva. Tras ella, Joana Jiménez demostró con María de la O por qué gano el concurso de Canal Sur el año pasado.

Sobre el escenario desfilaron los temas de siempre, coplas grabadas en la memoria de todos como La lirio, Con los bracitos en cruz, Con las bombas que tiran, Limosna de amores, Poemas de mi soledad, Ay mi Dolores y Niña de fuego.

Todos los concursantes pusieron ganas en sus actuaciones pero la noche era de Erika Leiva, la joven cantaba en casa y estuvo arropada por los suyos que la apoyaron desde el primer minuto de la gala.

María Lozano fue la encargada de presentar a la cantante linense después de demostrar su arte con la canción El toro y la luna y de meterse a los espectadores en el bolsillo. La joven afirmó que ha sido "un placer hacer la gira con ella. Es una gran artista y tiene un gran corazón, ella y toda su familia".

Erika Leiva no defraudó y ya con su primer tema, Ruedas de molino, dejó claro que tal vez quedó tercera pero que le sobran armas suficientes como para haber ganado. Una vez finalizada su interpretación, dijo que la de anoche fue "la más mágica de mi vida" y añadió que el público demostró "que ama la copla y respeta a todos los que la interpretan". Los asistentes pudieron disfrutar también del poderío de la voz de Erika en solitario y de su fuerza sobre el escenario con la famosa copla La encrucijada.

Además de la fuerza y las ganas que desplegaron los cantantes, el público se portó y supo repartir aplausos, piropos y olés para todos y cada uno de los miembros de la gira, además de ponerse en pie al finalizar muchas de las canciones, aunque como era de esperar la que más halagos se llevó fue la joven linense.

El espectáculo duró una hora y tres cuartos aproximadamente y los jóvenes cantantes estuvieron arropados en todo momento por una banda formada por ocho músicos, todos del programa de televisión, y por su director musical, Juan Manuel Bernal, que se encargó de que la música acompañara a estas promesas de la copla.

Se llama copla vive ahora una segunda edición en la que, entre los participantes, se encuentra también una linense, Sandra Cabrera, que trabaja como auxiliar de enfermería pero que gracias al programa está demostrando a toda Andalucía que le sobran dotes para convertirse en una cantante de copla.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios