Enrique Ponce y El Fandi, puerta grande en la plaza de Puertollano

  • Cayetano, buena faena pero falla con la espada. La corrida de García Jiménez, sin raza

Los diestros Enrique Ponce y El Fandi abrieron ayer la puerta grande de la plaza de toros de Puertollano, en Ciudad Real, después de cortar dos orejas cada uno con una decepcionante corrida de García Jiménez, con animales de muy pobre presencia y a los que les ha faltado fuerzas y casta. Les pudo acompañar a hombros Cayetano, pero anduvo mal con la espada.

El que abrió plaza fue un animal inválido con el que Enrique Ponce no pudo hacer absolutamente nada. Sí que lo hizo con el cuarto, el más manejable de todo el encierro, con el que estuvo técnico e inteligente, en una faena que tuvo como principal virtud la ligazón por ambos pitones. El de Chiva también calentó los tendidos en la fase final, con remates con las rodillas genuflexas.

Junto a él, paseó dos trofeos El Fandi del segundo, un toro con las fuerzas tan justas. Lo mejor, en ambos toros, llegó con las banderillas ya que con la muleta no pasó de aseado.

Por su parte, Cayetano perdió el triunfo con el sexto, al que realizó lo más destacado de toda la tarde. El madrileño brilló, de especial manera, toreando al natural en dos series de mano baja y moviendo las muñecas con sumo gusto y temple, cargando la suerte. Con la derecha también hubo pasajes de mucho interés.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios