Emy Luna desnuda su prosa poética en homenaje a la Algeciras perdida

  • La escritora algecireña presenta su última obra llamada 'Ojos de niña sobre el Estrecho' · Defiende el relato breve como un género que se adapta mejor a la necesidad de consumir literatura en la actualidad

Ojos de niña sobre el Estrecho es mucho más que una obra. Es una suma de cuentos, pero no enmascarados bajo una temática infantil, acepción que va unida sin descanso a la palabra "cuento" de forma muchas veces errónea, sino más bien a modo de relatos breves. La escritora algecireña Emy Luna, natural de San Roque, considera que ésta es la fórmula perfecta para los lectores del hoy. "El relato está ahora muy vigente porque necesitamos leer algo interesante en poco tiempo", además de que la intensidad juega un papel fundamental por la necesidad de llegar con las palabras justas a lograr un impacto.

Acaba de publicar su última obra, Ojos de niña sobre el Estrecho, de la mano de la editorial El desván de la memoria, a la cual aplaude por su propuesta joven de servir de mecenas de los noveles. El edificio Kursaal de Algeciras fue testigo ayer de la presentación oficial de este conjunto de relatos en el que la autora, con un lenguaje que conjuga la prosa con el ritmo poético, realiza un homenaje a esa Algeciras perdida, la de los años 60 y 70.

Dispone de un largo material creativo, más de una docena de obras a modo de antología. Sus primeros pasos fueron encaminados al género del suspense, una trayectoria que le ha servido para alzarse en los últimos años con varios premios literarios.

En los últimos años se ha acercado, casi de puntillas, a la poesía y de ahí nació este peculiar sentido que le imprime a la literatura en su prosa poética. "Lo importante es cómo se cuenta", precisa Emy Luna, cuyo nombre es Emilia y ejerce como profesora en el colegio Huerta de la Cruz en el ámbito de la sociolingüística, la lengua y la literatura. Aunque reconoce que sus potenciales lectores son los adultos, también considera que los jóvenes estudiantes pueden encontrar en su obra una madurez expresiva y de conceptos que le lleva al aprendizaje.

El nombre, según detalló su escritora, se debe a que para cualquier ciudadano de Algeciras el Estrecho es un referente por su significado, por el cruce de fronteras, como puente entre culturas y su historia en general. El uso de la palabra "ojos" para el título deriva en la mirada que una niña tiene sobre la vida, que es en definitiva el sentido con el que la escritora va surcando cada relato de la obra, aunque poco a poco esos ojos de la niña maduran haciéndose mayor. "Relata a través de pequeñas historias el punto de vista de una niña que tuvo una infancia feliz".

En el libro recoge los recuerdos de la Algeciras de los años 60 a través de una visión optimista, que es lo que pretende transmitir. "Es un homenaje a la Algeciras perdida, pero sin pesimismo". En la introducción relata suavemente la realidad actual de la ciudad con la fuerza de la "tolerancia" como eje característico que da sentido al municipio.

Durante ocho meses estuvo inmersa en el proceso creativo de la obra, tanta acogida tuvo en la editorial que incluso le han preguntado sobre la posibilidad de embarcarse en una novela. Sin embargo, Luna defiende el relato breve con fuerza: "me satisface, no me parece la novela mejor género que el relato". La obra podrá encontrarse en Algeciras en librerías como Paco Peco, Libro Técnico o Belmonte, entre otas. Actualmente estudia Escritura Creativa para seguir aprendiendo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios