Díaz Valladares se alza con el premio Alandar por su obra juvenil 'Antares'

  • El escritor afincado en La Línea es reconocido por la editorial Edelvives · Reconoce su amor por este tipo de narrativa, ya tiene cinco libros a la espera de publicar y el próximo será 'El vuelo del blue shadow'

Comentarios 1

Antares no es sólo la constelación más brillante de escorpio, también es el nombre del último libro de Francisco Díaz Valladares (Sevilla, 1950), es linense de adopción. A última hora de la tarde de ayer se enteró de que había resultado ganador del premio Alandar de narrativa juvenil, convocado por la editorial Edelvives. Recién abiertas las plicas se enteró de que su obra inédita había obtenido el primer premio.

"Estoy aún en las nubes, es una satisfacción enorme", estas fueron sus primeras palabras para expresar la feliz noticia. Antares ha sido el elegido de entre un gran número de libros enfocados a un público juvenil. La historia tiene base en el Campo de Gibraltar, y es que el escritor la imaginó así, con un paisaje que tiene como fondo el Estrecho de Gibraltar. Cuenta la historia de una joven, cuyo padre es capitán de un remolcador atracado en el puerto de Algeciras, y junto a él vive una aventura en alta mar para ayudar a salvar un barco.

El libro aún no ha sido publicado, lo cual tendrá como soporte ahora a la editorial Edelvives, un gran impulso para su trayectoria literaria. Habitualmente trabaja con las editoriales Bruño, SM y Edebé. De hecho actualmente se encuentra en plena campaña de presentación de su última novela juvenil La hija de Tuareg. Los últimas días los pasó girando por Badajoz, Sevilla y ayer iba de camino a Córdoba para seguir haciendo escala por Alicante y Bilbao cuando atendió a este diario. Y es que su vida es esto: la literatura y el contacto con sus lectores. Ya que al ser enfocado a un público juvenil en sus presentaciones se acerca a los estudiantes, su potencial público, para mantener contactos directos, charlas y conocer de cerca las impresiones a las que les conduce su obra en actos celebrados en los centros educativos.

Lleva media vida en La Línea, recuerda que alrededor de 30 años, y su vida la ha basado principalmente a escribir, aunque también ha ejercido como militar y a otras dedicaciones. Si se le pregunta desde cuándo le llamó eso de la literatura contesta que "desde siempre". No sólo ha creado obras de exposición al público, también piezas particulares y poesía. Y de sus vivencias por el mundo ha salido parte de esa inspiración.

No quiere desligarse de la literatura infantil porque ahí ha encontrado la fuente de su felicidad. "Cuando escribes una novela y la mandas a una editorial no sabes quién la va a leer, pero en el caso de las obras juveniles te permite tener un contacto directo con el público". Luego, piensa seguir en este género porque es lo que le gusta, tiene muchas obras, de hecho cinco aún por publicar.

La decimosexta publicación que saldrá a la luz se llama El vuelo del blue shadow, además tiene por ahí un par de cuentos y alguna que otra poesía, pero eso no lo publica porque subraya que es desvela su intimidad. Su obra A orillas del mal también fue reconocida a nivel internacional.

Cuando le nace escribir la novela se diluye en su mente como una nebulosa, se sumerge en ella y los protagonistas son los que le cuenta al oído la historia y lo que viven. Normalmente se encierra en su fuerte, la playa de Matalascañas de Huelva, para escribir en soledad en invierno, historias urbanas. Es padre y abuelo, pero eso no tiene nada que ver con su amor a la narrativa juvenil.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios