David Bisbal, sentimientos a flor de piel

  • La Línea se rinde ante al artista de Almería que ofrece un repertorio maduro y sincero en el Palacio de Congresos

Comentarios 6

La noche fue especial en La Línea para un millar de personas, la mayoría mujeres, que vivieron con intensidad el concierto que ofreció el cantante David Bisbal en el Palacio de Congresos.

Una apuesta innovadora dentro de su repertorio habitual que consiste en un espectáculo acústico, en una revisión de sus temas de éxito, en la madurez de un artista que se hizo famoso hace diez años en el programa de televisión Operación Triunfo y que desde entonces ha vendido millones de discos. Una forma significativa de celebrar dicho aniversario.

El público recibió al artista con aplausos, gritos de guapo y en pie antes siquiera de comenzar el repertorio que inició con el tema Almería tierra noble, con un guiño a La Línea cambiando la letra en un momento de la canción.

Después del tema que sirvió de homenaje a su tierra dio las gracias a todos los asistentes. Bisbal, que estuvo cercano, natural y simpático durante el concierto, afirmó que "es un honor actuar en este teatro tan hermoso en el que las canciones serán más cercanas".

El artista explicó que la de anoche iba a ser una actuación "cercana, acústica e íntima, con una música diferente a la de los últimos años" y por eso avisó a los presentes que no esperasen "ni patadas, ni saltos", aunque hubo un momento en el que no pudo resistirse. Anunció que, además de sus temas preferidos de esta última década, también iban a sonar otras baladas de grandes artistas "como homenaje a nuestra cultura", tras lo cual, el cantante pidió a todos los asistentes que se subieran "a este tren musical".

El ruido, del propio Bisbal, y Te quiero dijiste, de la cantante mexicana María Grever fueron las siguientes composiciones en sonar en el Palacio de Congresos. Sobre esta última canción, el almeriense apuntó que, aunque no es una balada muy conocida, "es una de mis favoritas". Explicó que el tema es de la década de los años 30 y destacó el cambio que han experimentado las letras de las canciones en todo este tiempo. "Eran letras muy hermosas y me da pena que no podamos decírselas a nuestras parejillas pero eso sí, podemos cantarlas", apuntó David Bisbal.

El artista continuó su repertorio con una versión de su célebre Lloraré las penas, muy diferente a la que hace años fue un éxito de ventas, y siguió con otros temas entre los que se encontraba Esclavo de sus besos o Mi princesa al igual que con letras que hicieron famosas otros artistas como Y si fuera ella de Alejandro Sanz y Lucía de Joan Manuel Serrat.

DB. Acústico. Una noche en el teatro real, que así es como se llama el último trabajo del cantante almeriense, convenció y enloqueció de una manera callada y contenida a los espectadores del Palacio de Congresos. Un concierto sin gritos, salvó algún que otro olé, ni desmayos, ni patadas sobre el escenario, ni revoluciones pero de grandes aplausos, de emociones y palabras sinceras.

Como explicó el propio artista, el recital incluyó no solo temas favoritos de la carrera del propio Bisbal con nuevo arreglos, sino además otras canciones de autores como Armando Manzanero y Alberto Cortez, además de los ya mencionados María Grever, Joan Manuel Serrat y Alejandro Sanz, que a su manera han marcado al almeriense.

Este último trabajo de David Bisbal ha logrado ser doble disco de platino y consiguió el lleno en el auditorio del Palacio de Congresos. De hecho las entradas para esta cita musical se agotaron tan solo diez horas después de que salieran a la venta. Eso es levantar pasiones.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios