Cultura protege la cueva de los Alemanes de Tarifa

  • La delegación provincial de la consejería instala una reja en su entrada. Bergmann aplaude la iniciativa, aunque recuerda los abrigos que aún están desamparados

Comentarios 3

Le ha costado sudor y mucho esfuerzo, pero por fin, tras la última denuncia pública realizada por el investigador alemán afincado en Tarifa Lothar Bergmann acerca de las dejaciones de funciones de la delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía, la consejería de Cultura realizó en pocos días el cerramiento de la Cueva de los Alemanes, del término municipal, algo que durante los últimos tiempos había prometido en numerosas ocasiones -incluso ante el Defensor del Pueblo Andaluz- pero que nunca había realizado.

La excusa esgrimida por la administración y criticada duramente por Bergmann era siempre la dificultad de realizar este tipo de obras. Pero debido a esta tardanza este abrigo con numerosas pinturas rupestres de un valor único fue objeto de desaprensivos que realizaron grafitis y pintadas en varias ocasiones, dañando este singular patrimonio histórico, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Sin embargo la lucha incansable de Lothar Bergmann va teniendo recompensa. No en vano, es a él a quien la propia consejería y por extensión todo el conjunto de la ciudadanía tarifeña le debe la puesta en valor, el conocimiento y la protección de los legados prehistóricos.

La consejería ha instalado una reja en la entrada del abrigo rupestre de acero inoxidable y tiene una puerta con candados que permite su visita controlada.

El cerramiento es para la asociación que preside el investigador "un cambio en la postura de la delegación provincial de Cultura de la Junta de Andalucía en Cádiz, que bienvenido sea. Pero aún quedan en nuestra provincia todavía más de 200 abrigos sin ningún tipo de protección. Por supuesto no hace falta cerrar todos; la mayoría de las cuevas están protegidas por su situación en lugares de difícil acceso. Pero las protecciones físicas son necesarias sobre todo en cuevas que se encuentran en las cercanías de vías de comunicación como caminos forestales, senderos o zonas recreativas y zonas de escalada, es decir, en todos los lugares de mayor afluencia de excursionistas, deportistas, y otras personas que visitan nuestras sierras", ha manifestado el incansable investigador.

Sobre todo, para Bergmann, la protección tiene que empezar con la educación. "Hay que introducir el tema en la enseñanza de los jóvenes. Hay que desarrollar proyectos integrales que incluyen también medidas de conservación para garantizar la transmisión de este patrimonio histórico a las generaciones futuras", asegura el investigador que ha dado una vez muestra de su incansable labor en la protección de este legado cultural tarifeño en forma de valiosas pinturas que desde hace miles de años decoran numerosas cuevas a lo largo y ancho de todo el término municipal tarifeño, sin que la mayoría de los vecinos reparen en ellas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios