Cultura con mayúsculas

Pequeño gran best-seller de la literatura lírica contemporánea, Seda, de Alessandro Baricco (Editorial Anagrama), pedía a gritos permanecer en su estatus de libro de culto que se regalan los amantes en el día de San Valentín, en su prosa condensada e inadaptable, en su forma de relato que desafiaba los modos de la narrativa convencional reduciendo los trazos de la Historia y la Geografía en una poderosa síntesis poética de trazos concisos y minimalistas.

Sin embargo, mucho es el prestigio en juego, mucho el pedigrí de esta novela como para que haya escapado de las garras del celuloide, incluso si, como aquí ocurre, el adaptador resulta ser todo un especialista en el cuidado de obras de arte con mayúsculas como el canadiense François Girard, director de un par de títulos, 32 cortos sobre Glenn Gould y El violín rojo, de indudable y fino sesgo culturalista.

Como no podía ser de otra manera, su versión de Seda actualiza las formas del cine de qualité con ciertos toques posmodernos (óigase la música de Ryuichi Sakamoto, quién mejor que él para la traducción sonora del tránsito entre Occidente y Oriente) y una fidelidad a la letra que incide en una narración en off que dirige el punto de vista de la historia y la ancla mucho más de lo deseable en su referente.

Como tampoco podía ser de otra forma, Girard despliega imágenes líricas y bellas, construye bonitos jardines visuales para deleite del ojo sensible, atenúa el trazo de los personajes para distanciarse un poco de ellos y mirarlos como parte del paisaje (véase la desdibujada esposa del viajero que interpreta Keira Knightley) y condensa el tiempo y el espacio emulando la capacidad de síntesis del original.

Pero por el camino se deja buena parte de la intensidad y el fulgor de los mejores pasajes del libro de Baricco, convertidos ahora en asépticas y calculadas postales publicitarias del amour fou, imágenes inertes de un mundo lejano y extraño que dará mucho juego a los estudios multiculturales que buscan desenmascarar los tópicos del exotismo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios