Crímenes ocultos en Suecia

  • Llega a las carteleras la adaptación de 'Los hombres que no amaban a las mujeres'

Stieg Larsson forma parte de esa legión de escritores malditos destinados a tener éxito después de muertos, caso de Kafka o de John Kennedy Toole. Aunque no entraba en los planes del escritor sueco irse de este triste mundo antes de tiempo. Para empezar, era un conocido periodista independiente, famoso por su trabajo como reportero de guerra y por sus investigaciones sobre el fenómeno de la extrema derecha. Sus primeros libros fueron reportajes sobre estos temas, donde metía los dedos entre las relaciones neofascismo-poder económico. Además, fundó una revista y participo en el proyecto Stop the Racism. Pero como buen periodista, tenía sus pruritos literarios. Por las noches, y compaginándolo con su trabajo diurno, se entregó a redactar una corrosiva trilogía de novelas, protagonizadas por una chica inadaptada y un periodista honesto que se parece demasiado al perfil de su creador. Tal vez el esfuerzo extra y el escaso sueño acabaron con la vida de Larsson prematuramente, en 2004 y con 50 años escasos.

Pero antes de su prematuro óbito pudo dar el manuscrito de su trilogía Millennium a su editor, que hizo el negocio del siglo. Hasta la fecha, con sólo dos de las novelas en el mercado -la tercera, La reina en el palacio de las corrientes de aire, se publica en España el 18 de junio- se han vendido más de diez millones de ejemplares en el mundo. Los hombres que no amaban a las mujeres, la primera entrega, fue el libro más vendido el pasado año en la Unión Europea. En las librerías la novela ocupa montones que no parecen querer decrecer. Era de cajón que iba a llegar su versión cinematográfica, pero lo curioso es que no ha sido por una vez la voraz Hollywood la que ha puesto encima sus hambrientas garras, sino que todo queda en casa. Los hombres que no amaban a las mujeres es una producción escandinava, sueco-danesa para más señas, dirigida por Niels Arden Oplev. Un prestigioso director danés, aunque poco conocido por estos pagos mediterráneos, algo que se extiende a su reparto. Sin embargo, el descomunal éxito post mortem de Larsson ha provocado el milagro de que un film europeo sin estrellas tenga una distribución normalizada.

En sus tres novelas el autor sigue la línea de sus trabajos periodísticos: indagar en los rincones oscuros de la aparentemente idílica sociedad sueca, que compagina el bienestar social con un altísimo índice de suicidas. Todo ello servido por la atípica pareja formada por el periodista Blomkvist y la excéntrica Lisbeth Sanders, que va tomando el protagonismo a medida que avanza la obra de Larsson. Blomkvist trabaja en Millennium, una revista especializada en destapar escándalos. Lo contrata el tío de una chica que desapareció hace 36 años en medio de una reunión de su poderoso clan familiar. Sin embargo, su pariente recibe todos sus cumpleaños flores, el regalo que le hacía su perdida sobrina. Por eso quiere resolver el misterio antes de morir. El periodista recibe en sus indagaciones la ayuda una excéntrica hacker informática llamada Lisbeth Sanders, que tiene grandes cualidades, como su memoria fotográfica y su destreza informática. La pareja descubre una serie de crímenes que pueden estar relacionados con la desaparición de la chica, en un marco donde van a iluminar peligrosos secretos de la poderosa familia a la que pertenecía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios