Un teatral 'Crimen y castigo' inaugura el Festival de Salzburgo

  • La destructiva relación entre el amor y la muerte centra la programación de la cita musical más importante de Europa, que aspira a convertirse en multidisciplinar

El Festival de Salzburgo abre hoy su edición de este año con un programa en que la relación entre Eros y Thanatos, el Amor y la Muerte, protagonizan parte del programa, en una edición que contará también con la presencia de la venezolana Joven Orquesta Simón Bolívar.

Don Giovanni, de Wolfgang Amadeus Mozart; Otello, de Giuseppe Verdi; y Romeo y Julieta, de Charles Gounod, son algunas de las composiciones que el director del festival, el alemán Jürgen Flimm, ha programado para este verano bajo el denominador común de la destructiva relación entre el amor y la muerte.

Bertrand de Billy dirigirá a la Filarmónica de Viena en la obra de Mozart, en un montaje de Claus Guth que continúa con Don Giovanni la serie de las tres obras de Mozart con libreto de Da Ponte iniciado con éxito el pasado año con Las bodas de Fígaro.

Otro grande de la música, el italiano Ricardo Muti, ocupará el atril en el Otello dirigido por Stephen Langdidge y cuyo reparto cuenta con el español Carlos Alvárez en el papel de Yago.

Por su parte, el tenor mexicano Rolando Villazón encarnará a Romeo en la ópera basada en la obra de Shakespeare.

La inauguración del festival estival de Música por antonomasia correrá sin embargo a cargo de una obra de teatro. La dirección del certamen, decidida a consolidarlo como un encuentro multidisciplinar, ha cedido el honor de la apertura a un montaje de Crimen y castigo, una dramatización de la obra de Fiódor Dostoievski.

En un registro muy distinto se encuadra la esperada actuación de la Joven Orquesta Simón Bolívar de Venezuela, un proyecto galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes que, según Flimm, "bien podría ser un modelo para Europa".

El director Gustavo Dudamel y los miembros de la orquesta juvenil tienen cuatro citas con el público del festival. El día 26 de agosto, Thomas Clamor conducirá al conjunto de metal de la orquesta, que interpretará fragmentos de West Side Story y obras de compositores latinoamericanos. El día 27, ya con Dudamel al frente, la orquesta atacará la Sinfonía número 5 de Tchaikovsky, entre otras composiciones. Al día siguiente, un concierto de música de cámara pondrá a varios miembros de la Simón Bolívar sobre el escenario del Mozarteum de Salzburgo. El fin de fiesta de la presencia de la joven orquesta en el festival será el día 29, con un concierto que contará con la pianista argentina Martha Argerich, y en el que sonarán Cuadros de una exposición de Mussorgsky y varias obras de Beethoven.

Para el director del festival, el proyecto creado por José Antonio Abreu "ha hecho grandes cosas por el arte y por el fortalecimiento de su papel contra el rechazo social". Para Flimm, la joven orquesta ha transformado Venezuela en un "paraíso musical para los niños".

En el aspecto teatral, el plato fuerte del festival será El año del pensamiento mágico, la adaptación escénica de la exitosa novela de Joan Didion, en la que la escritora narra el trauma que supuso la inesperada muerte de su esposo tras 40 años de convivencia. La gran dama del teatro Vanessa Redgrave se enfrenta a la audiencia en un monólogo de 90 minutos, un intento, según la organización del festival, de "atrapar el fenómeno de la muerte, en un conmovedor análisis del dolor y el recuerdo".

Además, el festival musical más importante de Europa contará con la actuación solista al piano de Daniel Barenboim y el violagambista español Jordi Savall dirigirá a la Attersee Institute Orchestra en un recital con piezas de Henry Purcell y Georg Händel, entre otros. En total, el famoso certamen estival ofrecerá este año 202 espectáculos en 14 escenarios distintos de la ciudad natal de Mozart.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios