El Cigala regresa a los boleros y canciones con 'Dos Lágrimas'

  • El cantaor madrileño ofrece una segunda parte de su exitoso disco 'Lágrimas negras'

Hace ya cinco años que el cantaor Diego El Cigala grabó su exitoso Lágrimas Negras, un quizás inesperado boom de ventas que despachó más de un millón de copias. Aquel disco reunía al cantaor con el legendario y octogenario pianista cubano Bebo Valdés, para la interpretación de un repertorio de boleros y canciones siempre en clave cubana. Y la mezcla funcionó, no sólo en ventas, sino también en una innumerable serie de actuaciones en directo que parece que han hecho al pianista desistir de una segunda parte de la experiencia para permanecer en su casa de la costa malagueña, que ya no está el cuerpo para tanto trote. Pero El Cigala parece haberlo tenido claro y, durante más de un año, ha estado trabajando en lo que él ha querido que sea "una continuación del primer Lágrimas Negras, como si en su día se hubiesen grabado los dos". De hecho, el trabajo se titula Dos lagrimas y supone una, no sé si inédita, pero sí novedosa forma de distribución, pues se ha podido comprar por un precio inferior al habitual de mercado junto al periódico de mayor tirada del país, que ha sido su editor junto al propio cantaor a través del sello Cigala Music, S.L.

Reza el dicho que segundas partes nunca fueron buenas, pero el cantaor madrileño ha puesto todos los medios para que ese dicho no se haga en nada realidad. Vuelve a ser, pues, un disco de una más que cuidada producción para la que El Cigala se ha rodeado de lo más granado de la escuela pianística cubana. Porque, como también señala un aserto muy del show business, "cuando un producto funciona no se cambia ni la moqueta". Por todo ello, se ha mantenido la conexión cubana que cobra forma de manera principal en las manos de dos pianistas de primerísimo orden: Gonzalo Rubalcaba, el que en su juventud fuera gran renovador de la tradición popular, y el acreditadísimo Jaime Calabuch Jumitus. Junto a ellos, el contrabajista Yelsy Heredia, una selecta nómina de percusionistas en pailas y congas y colaboraciones puntuales como la del cantante Reinaldo Creagh (Vieja Trova Santiaguera).

La selección, entre otros temas, incluye clásicos del bolero como Si te contara, Compromiso, el Dos Gardenias de Isolina Carrillo o Te extraño de Armando Manzanero. Hay también un lugar para la copla con la interpretación de María de la O y un atrevido acercamiento al tema Caruso de Lucio Dalla. El disco mantiene, pues, el tono del anterior y, sobre todo, el hallazgo que supuso el hacer coincidir el añejo metal de la garganta de El Cigala con la mejor tradición pianística cubana. Sin embargo, en esta segunda entrega parece haberse perdido algo de la magia y, sobre todo, de la sorpresa de la primera. Se ha presentado en formato de disco-libro y se acompaña de una larga conversación del escritor Juan Cruz con el cantaor.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios