Al Cid se le va un buen toro de Cuvillo en Las Ventas y tampoco funcionan El Juli y Perera

  • El diestro sevillano está por debajo de un gran toro bravo, ovacionado en el arrastre

Corrida de pocos argumentos de parte de los toreros hoy en Las Ventas, con un "Cid" por debajo de un buen toro, mientras que "El Juli" y Perera tampoco resolvieron con unos toros escasos en algunos aspectos pero suficientes para haber salido adelante.

Pero no pasó nada, o casi nada. Lo de siempre en citas como ésta. Pues se equivocaron los tres toreros, o sus mentores, y con ellos la empresa, o todos juntos. Así no se puede torear. Pero la culpa era de ellos. Y en el castigo, la penitencia. ¿Porqué no vinieron con una corrida como Dios manda? Y no sólo ahí fallaron los tres espadas de ayer. Los tres se vieron desbordados por el ambiente en contra.

El Juli, tenaz y sin brillo en el flojo primero, toro que repetía pero sin llegar al final. El cuarto dio mucho de si a pesar de venirse también abajo. Y en lo que duró el toro no se ajustó el torero lo suficiente, vaciando las embestidas hacia fuera, sin redondear ni una sola tanda.

Peor fue lo del El Cid, que en su primero se acopló bien por el lado derecho, descentrándose después conforme menguaban las fuerzas del toro, y es que le exigió demasiado. Y no dio la talla en el jabonero que hizo quinto, el toro de la tarde, bravo y con ritmo, codicioso y con clase. Toro con mucho "motor", que fue lo que desbordó al sevillano, que se limitó a acompañar las embestidas. Sin quedarse quieto, sin templar ni mandar, finalmente ganó el toro la partida.

Perera tampoco tuvo su tarde, aburrido y sin reloj en su primero, que en realidad no fue toro propicio. Pegó muchos muletazos. El sexto prometía pero enseguida empezó a tardear, y sólo fue posible los pases espaciados.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios