César Rincón, a hombros en la plaza Nuevo Progreso de Guadalajara

  • Triunfal actuación del matador colombiano en su última tarde en México

Música de "Las golondrinas" -la melodía que suena en México cuando se van los toreros- y ruedo exornado en la plaza Nuevo Progreso de Guadalajara, capital de la mexicanísima y taurina Jalisco, para la despedida de César Rincón, primera figura del toreo colombiano, que en esta plaza tapatía ha cosechado buena parte de sus faenas más importantes.

No podía ser menos en su última tarde en México: el pasado domingo, en la última de la temporada y ante unos nueve mil espectadores se jugaron cuatro toros de Begoña y dos de la ganadería de Mimiahuapam (segundo y sexto), bien presentados aunque difíciles, complicados, mansos y defendiéndose. El primero resultó débil.

César Rincón, silencio y dos orejas saliendo por la puerta grande en su última actuación en suelo mexicano.

El matador tlaxcalteca Eulalio López "Zotoluco", oreja y silencio.

El joven Joselito Adame, dos orejas y ovación en el que cerró plaza.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios