Carteia y el pasado de Algeciras, los ejes del día en las jornadas del IECG

  • Estudios y novedades sobre la ciudad romana sanroqueña y sobre la labor arqueológica en el término municipal algecireño ocupan gran parte de las comunicaciones en la Casa de la Cultura de Los Barrios

Las segundas Jornadas de prehistoria y arqueología del Campo de Gibraltar, organizadas por el Instituto de Estudios Campogibraltareños (IECG), vivieron ayer su segundo día de ponencias. En la Casa de la Cultura de Los Barrios, la ciudad romana de Carteia, en San Roque, y el pasado de Algeciras fueron los dos ejes fundamentales sobre los que giraron las comunicaciones.

El programa matutino presentó numerosas novedades sobre el yacimiento de Carteia y las investigaciones que se están llevado a cabo en esta ciudad. Las primeras noticias llegaron de los estudios de Juan Blánquez y Lourdes Roldán, que pusieron sobre la mesa los resultados obtenidos en las excavaciones realizadas en 2007 en la puerta sur de la ciudad. Dichos trabajos arqueológicos han permitido sacar a la luz cerca de 30 metros de muralla, con un total de 8 casernas -también llamadas casamatas- un antemural y lo que, posiblemente, sea el arranque del foso de la ciudad. Los autores han destacado que el conjunto aparecido materializa una obra de arquitectura militar propia de las grandes ciudades mediterráneas del siglo III a.C.

La domus republicana de Carteia fue otro de los temas expuestos, en esta ocasión por Alberto Romero Molero, quien acometió una revisión a lo excavado en la década de los 70. También el proceso constructivo de su Torre meridional, en la muralla, que destaca, según aportaron Esperanza Mata y Luis María Cobos, por su posición estratégica y defensiva y, sobre todo, por su proximidad a la línea de costa. El conocimiento, al menos básico, del desaparecido cortijo del Rocadillo, ubicado en la parte noble de la antigua ciudad de Carteia; los restos hallados de una necrópolis de época altoimperial de los siglos II-III, la única romana documentada hasta ahora en la ciudad; y el pedestal de Canuleia, un epígrafe de enorme interés por aparecer inscrito en él la creación de la Colonia Libertinorum Carteia, también ocuparon el programa dedicado al yacimiento sanroqueño.

Otros investigadores como es el caso del arqueólogo Darío Bernal presentaron nuevos trabajos que tienen que ver con la factoría de salazones romana puesta al descubierto en la primavera del año 2007 en la urbanización de Villa Victoria; o el estudio geoarqueológico de la desembocadura del río de la Miel y su llanura aluvial, expuesto por Carlos Gómez de Avellaneda. Éste señaló que el mencionado cauce fluvial y su entorno inmediato, en su punto de contacto con el mar, fue un aliciente para el asentamiento humano desde la prehistoria, constituyendo el origen de Algeciras como población.

El Ventorrillo de la Trocha, en Algeciras, y las primeras sociedades productoras de alimentos localizadas en el municipio, fueron los temas elegidos por Vicente Castañeda, quien también habló de Los Partichuelos, en La Línea, una investigación para profundizar en el primer poblamiento humano localizado en el citado término municipal.

De la labor arqueológica desarrollada en Algeciras se analizó mucho por la tarde. Rafael Jiménez-Camino y Darío Bernal descubrieron las novedades de la Traducta paleobizantina, por ejemplo. Además, Rafael Sabio realizó algunas apreciaciones en torno a los accesos de la muralla medieval del municipio algecireño; José María Tomassetti, entre otros, habló de las murallas de Al-Bunayya en la Huerta del Carmen; y David Gestoso y José Ignacio López abordaron el ámbito doméstico en Al-Yazira Al-Hadra. Elena María Andrades y Beatriz Perles expusieron un estudio tipológico del material exhumado en el complejo industrial de época medieval de Algeciras y de las fortificaciones y el despliegue castellano en el cerco de Algeciras (1342-1344) se encargó Manuel López.

La ponencia de Francisco J. Giles se dedicó a la Puerta de Granada de Gibraltar y de Baelo Claudia trataron las comunicaciones de Alicia Arévalo (su muralla oriental) y Darío Bernal (su industria pesquero conservera). Precisamente al conjunto arqueológico de Bolonia se trasladan hoy, en su día final, las jornadas, que pondrán sobre la mesa nuevas comunicaciones, y no sólo de las ruinas tarifeñas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios