Pasión Vega. Cantante

"Cádiz me ha sabido entender muy bien"

  • La intéprete inaugura este viernes y sábado el Festival Manuel de Falla, junto a los hermanos Del Valle, con 'Dos pianos con Pasión'. En La Línea estará actuando el próximo 6 de junio.

-Vuelve a los escenarios tras su reciente maternidad y lo hace en Cádiz, en el Falla... Ni aposta le sale una cita tan especial...

-¡Pues sí! Es una maravilla poder regresar a los escenarios en un sitio donde me siento tan a gusto, tan querida y tan agradecida porque este teatro me ha dado tantas noches bonitas... Es un lugar donde siempre he podido exponer mis canciones y mi arte tal cual porque Cádiz es una tierra que me ha sabido entender muy bien. Ha entendido mis propuestas escénicas, mi música, mi forma de ser... Vivo en Cádiz desde hace 10 años y la gente ya me conoce...

-Esta nueva propuesta, musicalmente, es muy ecléctica. Hábleme de ella.

-Nuestra propuesta es muy fresca, muy nueva, tocamos muchos temas hermosos. Empezamos con Falla, nos vamos hacia Lorca y acabamos paseándonos por fados, tangos, un tema de Agustín Lara... Así que, sí, es una propuesta muy amplia donde queremos poner en auge que lo clásico-popular siempre tiene un hueco dentro de la música actual porque son temas atemporales. Nosotros, el dúo del Valle y yo, hacemos una transformación de estas canciones con todo el respeto y el cariño del mundo y conservando su esencia.

-También tiene una parte teatral importante. ¿Por qué utilizar un hilo conductor?

-Es como una pequeña obra de teatro. Estamos teniendo un poquito de guión con la idea de enlazar unas canciones con otras, darle sentido a nuestra elección de repertorio y que la gente entienda el porqué esas canciones están ahí. Todo gira alrededor de un misterioso baúl que nos encontramos en un apartamento de Nueva York en donde se supone que estamos ensayando los dos pianistas y yo. A partir de ese descubrimiento nos ponemos a imaginar qué puede encerrar y de quién puede ser... Y así van apareciendo todas esas canciones mágicas del repertorio.

-Vocalmente, ¿es complicado?

-Pues es una propuesta muy rica y muy difícil pero a la vez muy agradecida. Muchas de las canciones son conocidas por el público, desde Granada, de Agustín Lara, pasando por algo de copla y por las canciones populares de Lorca que son muy queridas por el público... El repertorio es una joya...

-Está muy bien acompañada...

-¡Y tanto! ¡Cómo tocan los hermanos del Valle! Víctor y Luis han sido un auténtico descubrimiento. El público va a... flipar, que creo que es la palabra más adecuada a lo que su música provoca. Son de una precisión y, al mismo tiempo, de una sensibilidad... Llevan tocando juntos desde pequeños y están completamente compenetrados. Son como un solo corazón.

-¿Esa complicidad entre ellos ha sido una traba para emprender el diálogo musical con usted?

-Curiosamente todo ha sido bastante fácil. Es verdad que el trabajo ha sido largo para encajarnos y, sobre todo, para elegir repertorio y para ver cómo podíamos enlazar esos dos mundos de lo clásico y el más popular y pop que es donde yo me suelo mover. Prácticamente, han sido dos años trabajando el espectáculo pero, realmente, nuestro el encuentro personal ha facilitado mucho nuestro entendimiento musical. ¡Somos tres malagueños! Ellos son de Vélez-Málaga y son encantadores, ha habido mucha empatía, hemos formado una especie de familia y eso ha sido muy importante para luego transmitirlo sobre el escenario. Transmitimos mucha frescura, mucha vitalidad... Hay momentos para la risa porque ellos son muy cómicos en lo que hacen. La gente se imagina a dos pianistas clásicos que vayan a salir con su frac o chaqué y no se van a mover del piano y, ¡para nada! Ellos son tan actores, en este caso, como yo.

-Con estas intervenciones dramáticas, ¿va matando el gusanillo de la interpretación?

-La verdad es que sí, pero, en cierta manera, sin buscarlo, va apareciendo esa parte más teatral que evidentemente está dentro de mí y como una forma, humildemente, de que el espectador esté entretenido en todo momento. Que los momentos donde no hay música, aunque el silencio también es música, se llenen de contenido, de mensajes que queremos transmitir al público. Esto provoca que tengas al público contigo, que esté pendiente de todo lo que ocurre... De hecho, lo primero que hago en este espectáculo es hablar, antes que cantar.

-¿Le gustaría que le ofrecieran un papel en teatro o cine?

-Sí que me gustaría, ¡por qué no! Todo eso siempre te aporta, te da riqueza, además estaría bien retomar esa otra parte que, a veces, se queda un poco atrás porque cuido más la de cantante.

-Por ahora en el cine escuchamos sus canciones. La última, su participación en '321 días en Michigan'

-Pues esta historia sí que es curiosa. Es con otro malagueño que, manda narices, que al cabo de muchísimos años nos hayamos reencontrado... El director de la película, Enrique García, es amigo de mi familia, de mi hermana, sobre todo, de toda la vida, porque estudiaron juntos desde el instituto. Y cuando yo estaba estudiando en la Escuela de Arte Dramático de Málaga, él me propuso hacer un corto, se llamaba Café, y lo hice. Y al cabo de los años hizo otro corto, ya con más presupuesto y eso, y grabé una canción para ese trabajo. ¡Pero eso hace tantos años! Y ahora ha hecho este largometraje sobre aquel corto y es un peliculón. Y me ha encantado poder participar, de nuevo, en la banda sonora del largo hecha por Fernando Velázquez que es un genio de nuestra música.

-Además de retomar 'Dos pianos con Pasión', ¿algún proyecto a la vista?

-Con esta gira estaremos hasta final de julio y luego está ahí un nuevo disco que va a salir a final de año. Precisamente, gracias a la película de Enrique conocí a Fernando Velázquez que va a ser el productor del disco. Y va a ser un trabajo muy diferente. Vamos a poner todo de nuestra parte para que sea un disco histórico. Yo quiero que sea un disco que no olvide yo y que no olvide el público. Va a salir algo diferente y algo original.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios