Boto une el mundo del flamenco y los toros a través de su origen

  • El historiador gaditano ofrece una conferencia en las Jornadas Taurinas de La Línea, en la que destaca su gran conocimiento sobre estos dos mundos

El investigador e historiador Guillermo Boto Arnau disertó ayer en las XV Jornadas Taurinas de La Línea sobre el origen del flamenco y su relación con la fiesta de los toros. Una ponencia en la que hizo referencias a las distintas teorías del origen del cante, a través de numerosos documentos.

El escritor gaditano abrió su ponencia destacando que las alegrías tienen origen en el fandango de Cádiz de finales del siglo XVIII. "El origen de las alegrías, algunas vienen de la evolución de las jotas aragonesas, se encuentra en los fandanguitos de Cádiz, que luego se convierten en alegrías en el XIX. Fue El Mellizo, quién les dio la forma definitiva" matizó.

Boto fue desgranando en su conferencia el origen del flamenco el cual lo encuentra en 1761, cuando ya el toreo había cumplido cien años en Cádiz. "No debemos olvidar que el origen del toreo se encuentra en la plaza San Antonio de Cádiz, donde se daban corridas y los gitanos del barrio de Santa María cantaban fandangos" aseguró.

Pero Boto hizo hincapié y fue más allá, cuando descubrió que el origen origen del flamenco se localiza a través de los toros. "El flamenco tiene sus comienzos con los Majos de Cádiz, es decir, con el mundo de los toreros, picadores o banderilleros, de la segunda mitad del XVIII. Estos señores se reunían después de las corridas, para celebrar los triunfos y cada uno cantaba lo que sabía. Poco a poco se fueron agitanando y, entre todos, crearon la gran riqueza de palos que hoy conforman el flamenco", explicó.

Durante su intervención, Boto fue aportando datos sobre la biografía del gaditano Tío Carando, el primer cantaor flamenco en la historia. "Hubo una publicación en Cádiz que llevaba el nombre de este famoso cantaor y en la que se podían leer las crónicas taurinas de la época" señaló.

Por último, el investigador gaditano también hizo referencias a otro grande del flamenco, El Planeta, quién puso de moda el traje francés del marsellés, donde se reflejaban bordados de escenas de la lidia y que muchos toreros de la época adoptaron.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios