La Berlinale encara su final con la segunda cinta alemana a concurso

  • La película israelí 'Odem' retrata el conflicto de Oriente Medio en dos mujeres

El desfile de aspirantes al Oso de la Berlinale entró ayer en su recta final con Wer wenn nicht wir, una nueva incursión del cine alemán en las raíces de la extinta Fracción del Ejército Rojo (RAF), y la israelí Odem, una peculiar visión del conflicto de Oriente Medio a través de dos palestinas.

El cine anfitrión presentó su segunda película a concurso, dirigida por Andres Veiel y centrada en el paso a la lucha armada de Gudrun Ensslin, la que se convertiría en novia de Andreas Baader, fundador con Ulrike Meinhof de la RAF, el grupo terrorista más mortífero de Alemania.

"No es sólo una película sobre un capítulo negro de la historia alemana o la rebelión de una generación con el pasado nazi de la anterior, sino una reflexión sobre unas personas que trataron, por el camino equivocado, de cambiar algo en la sociedad», afirmó Veiel.

Odem cumplió con la tradición de incluir un representante del nuevo cine israelí, Jonathan Sagall, quien centra su incursión en las heridas del conflicto de Oriente Medio en dos mujeres.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios