Barberán afirma que sintió el toreo el pasado domingo en la Maestranza

  • La empresa de Sevilla repite al novillero algecireño el próximo 8 de junio como premio a su gran actuación y hará el paseíllo junto a Miguel Tendero, reciente triunfador en la plaza de Las Ventas

El novillero Salvador Barberán cortó el pasado domingo una oreja en la Maestranza de Sevilla, un triunfo que pudo ser más rotundo de no haber fallado con la espada. El algecireño se muestra contento e ilusionado por el toque de atención tan importante y todavía le resuenan los olés de la afición de la plaza de Sevilla.

El diestro vivió con intensidad una tarde de gran responsabilidad en la que se jugaba mucho. "Es cierto que pesa mucho hacer el paseíllo en una plaza como la de Sevilla. Pero me gusta porque en mi caso salí muy relajado, tranquilo y creo que esa fue la clave de la tarde" afirmó.

Los novillos de la ganadería de El Torreón, propiedad de César Rincón, dieron un buen juego, sobre todo el lote de Barberán. "Mi primer novillo fue bueno, tenía nobleza y clase, lo toreé bien con el capote y con la muleta me encontré a gusto con él, la pena fue que no lo maté y perdí la oreja. El segundo también tuvo mucha clase y fue bueno por el izquierdo" apuntó el diestro.

Lo mejor de la tarde llegó en el cuarto, un gran novillo al que Barberán aprovechó para torear al natural con profundidad y hondura. "De salida el novillo parecía que no iba a romper, costó banderillearlo pero rompió en la muleta, sobre todo por el izquierdo. El novillo me destrozó el estaquillador en un arreón por el derecho y luego cogí la muleta con la izquierda y ahí fue cuando entendí al novillo, corrí la mano al natural y me entregué. Esa oportunidad no se me podía ir y creo que la aproveché" indicó el algecireño.

En este novillo Barberán sí estuvo acertado con la espada y le pegó un volapié que tumbó al toro sin puntilla. "No se me podía escapar el triunfo y le pegué un espadazo. La gente reaccionó y me pidieron las dos orejas, la segunda con mucha fuerza, pero la presidenta no me la dio. Poner de acuerdo nueve mil personas no es fácil, no eran aficionados que había llevado yo, sino que era la afición de Sevilla" aseguró.

Para el novillero uno de los momentos más intensos fue cuando escuchó los olés de la afición de Sevilla. " Fue algo maravilloso, recuerdo que en una de las series miré al tendido y vi a La Maestranza entregada. Me pregunté: ¿esto qué es? Eso jamás lo olvidaré. Sentí el toreo. Veía cumplido la mitad de un sueño, porque la otra mitad es abrir la Puerta del Príncipe", señaló Barberán.

Después de este triunfo la temporada se pone mucho mejor para el algecireño, que volverá a La Maestranza el 8 de junio con la novillada de Villamarta junto al triunfador de Madrid, Miguel Tendero. "Después de la oreja, la empresa de Sevilla decidió, esa misma tarde, repetirnos en otra novillada. Creo que es un premio justo y volver me ilusiona. Gracias a este triunfo las cosas van a rodar mejor y sé que mi apoderado ya está cerrando compromisos nuevo que han llegado después de lo de Sevilla" indicó.

Otra de las plazas en la que piensa ya el algecireño es Madrid. "Después de lo de Sevilla las cosas se ponen más fáciles para hacer el paseíllo en Las Ventas, pienso que pronto me verán en esa plaza y espero repetir al menos una de las faenas de la Maestranza" matizó.

Los aficionados de Algeciras y de la comarca tendrán la oportunidad de ver a Barberán en Las Palomas el último domingo de feria. "Es otra tarde en la que espero triunfar, es muy bonito verte anunciado en tu feria. Me ilusiona porque llego en un gran momento y quiero demostrarlo. Me gustaría dejar las cosas bien para la temporada que viene, porque mi ilusión sería tomar la alternativa en Las Palomas, ante mi afición" destacó Barberán.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios