'Bajan riñendo' se convierte en el dibujo de Goya que alcanza más valor

  • La obra, que sale a puja en la casa Christie's, llega a los 2'86 millones de euros y pulveriza el precio de 'El toro mariposa' · Otros dos trabajos del artista también acaban en coleccionistas privados

La obra Bajan riñendo, de Francisco de Goya y Lucientes, se convirtió ayer en el dibujo más caro del pintor español al adjudicarse por 2,28 millones de libras (2,86 millones de euros) en una subasta celebrada en la casa Christie's de Londres.

El boceto, que dio lugar a una disputada puja en una sala abarrotada de público, batió un "récord mundial para un trabajo sobre papel del artista", comentó Benjamin Peronnet, director de la sección de viejos maestros y dibujos decimonónicos de Christie's.

La obra, también titulada Visión de bajar riñendo, pulverizó la anterior marca de Goya (1746-1828), correspondiente al dibujo surrealista El toro mariposa, que el Ministerio de Cultura de España compró en diciembre de 2006 en la misma casa de subastas por 1,46 millones de libras (2,16 millones de euros).

Bajan riñendo, que casi dobló su precio máximo estimado, mide 23,4 centímetros de largo por 14,3 centímetros de largo y muestra a cuatro mujeres a la greña que descienden por el aire como brujas.

La millonaria obra forma parte de los denominados "dibujos perdidos" del genio español, tres de los cuales fueron redescubiertos después de 130 años en una colección privada suiza y se ofrecieron ayer al mejor postor.

De hecho, un segundo dibujo, Arrepentimiento, superó las expectativas y se adjudicó por 959.650 libras (1,2 millones de euros), en tanto que el tercero, El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto, se remató en 769.250 libras (965.400 euros).

Un portavoz de Christie's confirmó que las obras -que atrajeron el interés de postores de todo el mundo- fueron adquiridas por "tres coleccionistas privados europeos", sin dar más detalles.

Sus antiguos dueños, una familia suiza, sospecharon que la mano de Goya estaba detrás de los bocetos y contactaron hace poco con los expertos de la casa de subastas, que verificaron su autenticidad.

Según los subastadores, la última vez que aparecieron registradas esas obras fue en una puja por 105 dibujos de Goya que se celebró en París en 1877.

Los tres dibujos, que se consideraban desaparecidos desde entonces, se hallan en excelente estado de conservación, pues nunca han sido ni enmarcados ni expuestos a la luz.

Las obras pertenecen a dos de los álbumes personales del artista, que contienen dibujos improvisados sobre lo que acontecía a su alrededor, e "ilustran a la perfección la inagotable fecundidad de su imaginación" y su modernidad, explicó Peronnet.

Bajan riñendo estaba originalmente en el llamado Álbum D, que también lleva el nombre de Brujas y mujeres, que contenía muy pocas hojas y que el artista usó entre 1819 y 1823.

El alguacil Lampiños cosido dentro de un caballo muerto proviene del Álbum F (1812-1820), conocido como Imágenes de España. Esa obra retrata la suerte de un tal Lampiños, un funcionario que perseguía mujeres y niños en la ciudad de Zaragoza hasta que un día el pueblo se rebeló y lo encerró dentro del cadáver de un equino, donde sobrevivió una noche.

El tercer dibujo vendido ayer, Arrepentimiento, procede del Album F e ilustra un hombre sentado y rezando frente a una cruz con un rictus de dolor.

Los tres dibujos conservan las monturas creadas específicamente para la subasta de 1877 y aún pueden verse los agujeritos que se hicieron en la parte superior de cada soporte para colgarlos en el parisino Hotel Drouot.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios