Aronofsky y su jurado deciden el palmarés de la mejor Mostra en años

  • Venecia ha sido una fiesta de buen cine en esta 68 edición, que ayer distinguió a Marco Bellocchio

Un thriller violento y con buenas actuaciones, Texas Killing Fields, de Ami Cannan Mann, y una interesante reflexión sobre el dinero, la avaricia y la crisis económica, Duo minhjin (Life without principle), de Johnnie To, cerraron ayer una brillante competición de la 68 Mostra de Venecia que, tras proyectar 23 películas en la sección oficial, ha recuperado el nivel que no mostraba desde hace años. Cómo se va ha hacer justicia a todo ese buen cine visto es la incógnita que el director Darren Aronofsky y sus colegas del jurado solucionarán hoy.

Por desgracia, la normativa del certamen impide premiar a un actor y conceder a esa película el León de Oro, lo que imposibilitará que el actor Michael Fassbender y el drama que protagoniza Shame, del británico Steve McQueen, se marchen juntos con premio a casa. Shame es una de las cintas favoritas del certamen y una de las pocas que cuenta con guión original, ya que gran parte de las obras a concurso este año son adaptaciones teatrales (Carnage, Los idus de marzo, Killer Joe, A Dangerous Method ) o de clásicos de la literatura (Cumbres borrascosas, Fausto).

La 68 edición del certamen, que se despidió con la cinta norteamericana Damsels in Distress (de Whit Stillman), fue además un derroche de glamour con Madonna, Monica Bellucci, Gwyneth Paltrow, Kate Winslet, Keira Knightley o Jessica Chastain en la alfombra roja.

El festival distinguió además con el León de Oro por su carrera al italiano Marco Bellocchio, quien ayer recogió el galardón de manos de su hoy amigo y antaño rival Bernardo Bertolucci. "He cambiado", dijo el realizador de Vincere. "No soy la misma persona que hizo En el nombre del padre (1972)", afirmó antes de la gala."Creo en cambios y en que la gente puede cambiar", añadió el realizador nacido en Bobbio en 1939.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios