Antonio Rosales corta dos orejas en el festival de Miguelete

  • Cantero sufre la rotura de una costilla y Galán una fuerte contusión en el pecho. El diestro Julio Aparicio, que se encontraba en el tendido, se ofreció a matar un toro

A la tercera fue la vencida y ayer se pudo celebrar el tradicional festival benéfico que organiza Miguel Ramos Miguelete en nombre de Radio Algeciras de la Cadena Ser. Antes del comienzo se rindió un merecido homenaje a Pedro Ojeda, jefe de corrales de Las Palomas. Los toros de La Palmosilla y Salvador Domecq ofrecieron un juego interesante.

En lo artístico destacó el novillero Antonio Rosales que cortó las dos orejas de un bravo novillo de Salvador Domecq. Rosales demostró afición, técnica y sobre todo ganas de ser torero. El Gastoreño paseó también un trofeo de su novillo al que entendió sobre todo por el derecho.

El diestro barreño José Cantero paseó una oreja de su primer toro y recibió una fuerte contusión en el segundo de su lote que le fracturó una costilla. Tuvo que pasar a la enfermería y no pudo a salir a matar el tercero de sus toros.

Algo similar le ocurrió a Juan Pedro Galán en su primero, un animal que salió descoordinado y al que el diestro jerezano cuidó en la faena de muleta. Galán recibió un fuerte golpe en el tórax y tuvo que pasar a la enfermería. Una vez más demostró la raza que tiene y salió a matar el último de la tarde con fuertes dolores en el pecho. Dejó detalles de su buen corte.

También destacó José Manuel Berciano que tuvo una actuación muy completa ante los dos toros que mató, uno de ellos en sustitución de Cantero. Berciano demostró oficio y que merece más oportunidades.

La anécdota del festejo la protagonizó Julio Aparicio que se encontraba en el tendido y que tras pasar Galán y Cantero a la enfermería se ofreció a matar uno de los toros. Al final todo quedó en algo anecdótico.

10.000

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios