Sevilla festival de cine 2008 La producción andaluza cobra protagonismo

Ana Fernández recibe el premio de la RTVA diez años después de 'Solas'

  • Se cumple una década del debut de la sevillana en la ópera prima de Benito Zambrano · El premio "cierra un ciclo" en el que ha huido del "papel tópico de mujer andaluza"

Diez años han pasado desde que Benito Zambrano debutara en la dirección con Solas, una película llena de asombrosa sensibilidad que sacó del anonimato a un nutrido grupo de actores andaluces. Destacó el trabajo de las actrices, en especial el de Ana Fernández, una cara desconocida que por su sincera intepretación de María conmovió a la crítica, el público y a la Academia del cine que la premió con el Goya a la Actriz Revelación.

Diez años después, la Radiotelevisión andaluza (RTVA) reconoció anoche su trayectoria, en el marco del Sevilla Festival de Cine Europeo, con la entrega del Premio RTVA, en una ceremonia que tuvo lugar en el Teatro Lope de Vega a la que siguió la proyección de El libro de las aguas, una producción andaluza participada por Canal Sur.

Con el premio, la intérprete recoge el testigo de profesionales como Miguel Hermoso, José Luis Gómez y Juan Diego, distinción con la que la actriz se siente "agradecida, halagada y sorprendida", según declaró en una rueda de prensa en el Casino de la Exposición en la que estuvo arropada por Rafael Camacho, director de la RTVA; y Javier Martín Domínguez, director del festival.

Con una formación teatral, Ana Fernández comenzó su carrera en Canal Sur con diferentes trabajos : de chica del tiempo a distintos papeles en teleseries juveniles, experiencia que le sirvió para afrontar su papel en Solas. "No era consciente de tener una trayectoria", dijo, hasta que con el anuncio de este premio ha aprovechado para "reflexionar" sobre su carrera. "Probablemente, sin esa película yo no estaría aquí ni habría hecho treinta y tantas películas entre cine y televisión", valoró. La actriz espera que "la próxima década sea igual de fructífera que ésta", un ciclo profesional en el que ha trabajado con Garci y Almodóvar, entre otros. Además, su carrera ha dado el salto también al otro lado del charco ya que ha intervenido en películas en varios países latinoamericanos como Venezuela y Chile, en este último donde tuvo la "suerte" de vivir la muerte de Pinochet.

Defensora del cine español, "un cine de calidad maltratado últimamente", y del europeo e iberoamericano, la sevillana subrayó que se siente orgullosa de haber huido "del tópico de mujer andaluza". Conclusión que le lleva a asegurar que "no borraría nada" de estos diez años aunque haya tenido "experiencias duras, pero nunca malas".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios