Aliens en Moscú

Acción, EEUU, 2011, 90 min. Dirección: Chris Gorak. Guion: M.T. Ahern, Leslie Bohem, Jon Spaihts. Fotografía: Scott Kevan. Música: Tyler Bates. Intérpretes: Emile Hirsch, Olivia Thirlby, Max Minghella, Rachael Taylor, Joel Kinnaman, Dato Bakhtadze. Cines: Bahía de Cádiz, Bahía Mar, Ábaco San Fernando, Las Salinas, Al-Andalus, Victoria, Multicines Jerez, Yelmo, Ábaco Jerez y Cinesa Los Barrios.

Con un high concept más simple que el mecanismo de un chupa-chups, algo así como aliens-en-Moscú, La hora más oscura materializa con holgura presupuestaria y amplio despliegue pirotécnico el sueño de un niño que un día imaginara ver la capital del imperio comunista bajo una invasión alienígena a gran escala.

Con Timur Bekmambetov, el responsable de aparatosos títulos como Guardianes de la noche o Wanted, como productor ejecutivo, o lo que es lo mismo, avalado por un director ruso que siempre quiso hacer cine de acción hollywoodiense, este blockbuster nos regala imágenes de la destrucción y el apocalipsis en plena Plaza Roja como principal argumento visual para no pensar demasiado en la endeblez de videojuego de una historia protagonizada por una pandilla de niñatos yanquis cuya mayor preocupación en pleno fin del mundo no es otra que hacer casa en la Embajada Norteamericana.

Lejos de otras gloriosas revisiones recientes del subgénero (Monstruoso, Attack the block), La hora más oscura consigue el aprobado justo en sus objetivos básicos de entretener y dar espectáculo digital (también en 3D) a costa de unos marcianos translúcidos que abrasan todo aquello que se pone al alcance de su visión térmica (¿quién dijo Depredador?), incluida la inteligencia del espectador.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios