La Algeciras de 1812 sonará original en un imaginario auditorio romano

  • Juan Carlos Ocaña y José Miñano componen una pieza nueva para representar el sábado por la Orquesta Sinfónica Amigos de la Música · Acondicionarán las ruinas meriníes para ofrecer alrededor de 700 plazas

Comentarios 5

Detrás del espectáculo Algeciras por la Constitución que este sábado tendrá lugar, a partir de las 21:00 horas, en las ruinas meriníes hay meses de ensayo, de composición y de mucho insomnio. Eso lo saben bien Juan Carlos Ocaña, director de la Orquesta Sinfónica Amigos de la Música de Algeciras, y José Miñano, ambos creadores de la música original que sonará en este enclave arqueológico con motivo del Bicentenario de La Pepa.

El espectáculo consta de dos partes: una primera donde se mezclará música española más la pieza, también original compuesta por Ocaña, Murallas meriníes; y la segunda que supondrá el estreno de la obra Algeciras por la Constitución, que se define como una obra sinfónica descriptiva con música orquestal creada con 12 movimientos, y que tiene una duración de unos 30 minutos.

Alrededor de 65 músicos se darán cita en el conjunto arqueológico. La mayoría de Algeciras y del resto del Campo de Gibraltar, pero también disfrutarán del acompañamiento de músicos de Málaga y Sevilla. Ocaña explica que la obra ha sido compuesta para una gran orquesta, donde cabe el viento-metal y el viento-madera, además de percusión, lo que les llevó a necesitar de más especialistas venidos de fuera. Miñano reconoce que lo que empezó como una pequeña aventura acabó por reunir tantas ideas e imaginación que terminó creándose estos 12 movimientos.

Para el marco histórico se hizo un guión con la ayuda de Agustín Román, creador del libreto teatral que acompaña a la música. Personajes como General Castaño o Vicente Terrero, así como los voluntarios armados o aquella entrada de provisiones por Algeciras con destino a Cádiz , mientras ésta estaba asediada por mar, son algunos de los aspectos clave que descubrirán el sábado ese protagonismo que tuvo la ciudad en 1812. El espectáculo tiene un claro sabor andaluz, entre malagueñas, chacarrá, la guitarra, el pasodoble, la voz de Carmen Navarro o la presencia de Macarena Andrades con Manolo Báez al toque. Ocaña señala que se pretende crear un impacto sensorial. Hay partes en las que se representa la batalla con una fusión de los himnos español y francés con guiños a los cánticos populares.

El hilo conductor será Manolo Bueno, que representará a un herrero, siendo el único actor que tomará la palabra en la obra. Y su vida y memorias irán conformando la escenografía, con la colaboración del grupo de teatro Barrio Vivo así como el atrezzo, cedido por el Aula Municipal de Teatro de la Sánchez-Verdú, gracias a Miguel Vega y la continua colaboración de la edil de Cultura de Algeciras, Pilar Pintor.

Habrá alrededor de 700 plazas en el conjunto, que se ha intentado diseñar como un auditorio romano, donde se verá un montaje cual alcázar, así como velas encendidas. Ocaña señaló que se han valorado las posibilidades acústicas y de visibilidad, con lo cual pidió consideración al público para recordar que "estamos sobre unos restos arqueológicos, no es un teatro".

De la gran conexión artística y laboral entre Ocaña y Miñano ha nacido Estudios Creativos de Composición Musical de Algeciras (ECCMA) donde pondrán en marcha proyectos comunes para su ciudad, ya que ambos son de la tierra. Uno de los trabajos próximos será estrenar un musical del Gigante Botafuegos en 2013.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios