Alejandro Sanz, una gira con sabor

  • El artista arranca esta noche en la Plaza de Toros de Córdoba el 'tour' mundial de su disco 'Sirope'. Este sábado, 1 de agosto, vuelve a Algeciras tras 19 años.

"Sirope es almíbar y jarabe porque endulza y cura", dijo Alejando Sanz en la presentación del disco, así que se avecina una gira con sabor. Empieza hoy en Córdoba, una ciudad que según el artista le trae suerte, e incluye 25 ciudades españolas hasta finales de septiembre, entre ellas, este mismo sábado, Algeciras. Más tarde llegarán las etapas europea y americana. La venta de entradas para la cita de esta noche (22:30) en la Plaza de Toros superaba ayer el 90%, según la promotora Riff Producciones.

Más de 70 personas integran el equipo del tour, que cuenta con Luis Pastor como diseñador de escenografía y luces y Fernando Díaz como ingeniero de sonido. Sanz estará acompañado sobre el escenario por una banda de nueve músicos que representan a España, Estados Unidos y Cuba: Mike Ciro (director musical y guitarra), Alfonso Pérez (piano, teclados y coro), Nathaniel Townsley (batería), Brigitte Sosa (bajo), Sara Devine (coros), Crystal Rovel Torres (trompeta), Glenda del E (piano y coros), Freddy Fuego (trombón) y Víctor Mirallas (saxofonista y clarinetista), los dos últimos procedentes del prestigioso Berklee College of Music. Un espectáculo que incorpora la tecnología de mezcla digital más avanzada del momento y entre cuyas cifras destacan los 200 motores de velocidad variable, los 130 metros cuadrados de pantallas de LED y los 100.000 vatios de sonido. Seis camiones se encargan de transportar el material, que alcanza las 20 toneladas en equipos.

Todo ello para arropar las canciones nuevas y antiguas de Sanz, que visitó por última vez Córdoba y su coso en 2013, en el marco de la gira de su álbum La música no se toca. Producido por Sebastian Krys y el propio Sanz, Sirope nació "con idea de banda". "En Miami tenemos un lugar, una nave industrial -explicó el pasado mayo en Madrid-, donde nos juntamos a tocar los amigos como Lenny Kravitz o los chicos de Maná, simplemente a hacer sessions y a improvisar; y con este disco yo quería reproducir un poco ese sonido pero más sofisticado, sin dejar nada al azar, porque cada nota, cada suspiro, tiene su sentido".

Para lograr este objetivo, el madrileño estuvo trabajando "ocho meses" exclusivamente "en el diseño de sonido de las baterías y de la línea de bajos y guitarras", que fue "lo primero que se hizo". En Sirope hay funk, pop, r&b y aroma flamenco. "Por eso le sabrá a cada persona de forma diferente. Lo importante es que cada uno busque y se quede con el que quiera porque un disco es también propiedad de quien lo escucha", dijo el músico, que escribió "unas 40 canciones" para este proyecto de las que se seleccionaron 18 y posteriormente las 13 definitivas. "Ha sido una especie de selección natural. Se han quedado las canciones más fuertes, las mejores, y fueron 13: no soy supersticioso", añadió el autor de Corazón partío.

Canciones a las que puso voz "en la soledad del estudio". "Me gusta grabar las voces a solas, así evito pensar que hay alguien escuchándome, porque quien te escucha te juzga de forma inconsciente y eso, a veces, te coarta a la hora de crear o de querer arriesgar", afirmó. Entre esas creaciones cantadas a solas figuran Capitán tapón y Suena la pelota. La primera es una "emocionante" composición dedicada a su hijo Dylan; la segunda cuenta con la colaboración de Juan Luis Guerra. "Todos mis hijos tienen su canción, menos Alma, que aún no tiene una personalidad muy hecha. Cuando haga algo más que dormir y comer tendrá una", explicó Sanz, que en Capitán tapón ("a Dylan le encantará cuando tenga 30 años, pero con 14 la va a odiar, seguro") quiso incluir la voz del homenajeado.

Al músico no le faltan palabras de elogio y agradecimientos para el trompetista Arturo Sandoval, "un auténtico genio" que colaboró en varios temas, y para el resto de músicos que participan en el disco. "Aunque sus nombres sean desconocidos para el público mayoritario, son profesionales con una gran enjundia", aseveró sobre Brendan Buckley, Pete Thomas, Davey Faragher, Lulo Pérez y la sección de metales de Filadelfia.

Con el sabor de sus nuevas composiciones, Sanz protagoniza el último gran concierto de la temporada en Córdoba.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios