La Academia prepara la gala de los Oscar con incertidumbre sobre la audiencia

  • Los especialistas temen que afecten las bajas cifras de taquilla de los filmes candidatos

No hay duda de que los Oscar son, año tras año, el evento por excelencia de la industria del cine, pero los datos se obcecan en demostrar que una edición con varias cintas independientes entre las candidatas, no despierta la misma expectación.

Es el caso de la presente edición, en la que producciones de corte indie y escasos presupuestos como Juno, La escafandra y la mariposa o I'm Not There comparten protagonismo con las grandes favoritas de la velada, No es país para viejos y Pozos de ambición, que tampoco han arrasado en taquilla.

La Academia de las Artes y Ciencias Cinematográficas prepara contrarreloj y con energías renovadas los últimos detalles de una gala que corrió serio peligro de no celebrarse durante más de tres meses a causa del paro de guionistas.

Ahora falta comprobar si logrará contagiar ese fervor a la audiencia mundial, a pesar de que entre las nominadas existen títulos no demasiado conocidos en general para el espectador.

La retransmisión del año pasado, en donde Infiltrados, de Martin Scorsese, se coronó como la mejor película del año, fue vista por una media de 40,17 millones de espectadores en Estados Unidos, una cifra que mejoró la de la edición anterior -38,94 millones-, año en que Crash, de Paul Haggis, fue la triunfadora.

Sólo en dos ocasiones, en los últimos 20 años, la audiencia de esta gala se quedó por debajo de los 40 millones de espectadores. El show tiende a registrar los mayores índices de audiencia cuando una película muy popular opta a los principales galardones, como fue el caso de Titanic, que logró 55 millones de espectadores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios