Las dos rehenes de las FARC abandonan el infierno

  • Clara Rojas y Consuelo González llegan a Caracas después de culminarse con éxito la compleja operación para rescatarlas de manos de la guerrilla de las FARC

La guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) liberó ayer en un caserío indígena del departamento colombiano del Guaviare a Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo, secuestradas desde hace seis años, que se reunieron a última hora de ayer con sus familiares en Venezuela.

El presidente venezolano, Hugo Chávez, fue el primero en confirmar, desde Caracas, la puesta en libertad de las dos cautivas que las FARC habían prometido entregarle a él o a un emisario suyo desde finales del año pasado.

Las dos mujeres fueron recogidas por una misión humanitaria integrada por delegados del Gobierno de Venezuela y del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que viajaron en helicópteros venezolanos con el emblema de ese organismo humanitario hasta un lugar selvático del sureste de Colombia para recibirlas.

Chávez dijo que el ministro venezolano del Interior, Ramón Rodríguez Chacín, le relató "audiblemente emocionado" que estaba recibiendo en ese momento a Rojas y González de Perdomo.

Chávez dijo que también habló con ambas mujeres y también con el responsable guerrillero de la operación. "Saludé al jefe de la patrulla de las FARC, a Clara y a Consuelo; emocionadas. Me dice el ministro Rodríguez que están en buenas condiciones" de salud, subrayó.

El gobernante indicó que las mujeres serían trasladadas directamente a territorio venezolano y que se reunirían en Caracas con sus familiares.

Las mujeres fueron trasladadas en helicópteros HI-17 de fabricación rusa al aeropuerto de Santo Domingo, en el estado venezolano de Táchira, donde cambiaron de aeronave y en un Falcon fueron trasladadas hasta la capital venezolana.

El Ejercito colombiano se mantuvo a dos kilómetros del sitio donde fueron entregadas las dos mujeres y "se ha cumplido al pie de la letra todo lo que hemos comprometido", agregó Chávez.

Clara Rojas, que fue candidata a la vicepresidencia colombiana en las elecciones de 2002 como compañera de fórmula de Ingrid Betancourt, estaba secuestrada desde el 23 de febrero de ese año, mientras que Consuelo González de Perdomo había sido tomada cautiva el 10 de septiembre de 2001. Ambas formaban parte del grupo de 45 secuestrados, incluidos tres estadounidenses, políticos, policías y militares, que las FARC pretenden intercambiar por medio millar de rebeldes.

Los rehenes que más tiempo llevan en manos de las FARC son los militares Pablo Emilio Moncayo y José Libio Martínez, quienes fueron secuestrados en un ataque perpetrado el 21 de diciembre de 1997 contra una instalación de comunicaciones del Ejército en el sur del país.

La más conocida del grupo es Ingrid Betancourt, una combativa ex senadora que al momento de ser secuestrada, el 23 de febrero de 2002, era candidata presidencial por el partido Verde Oxígeno.

El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, señaló que ahora espera que esa guerrilla "deje en libertad a los otros 700 secuestrados" con fines económicos que aún tiene en su poder y que el Gobierno colombiano "está dispuesto" a facilitar operaciones similares a la de ayer para que las FARC "liberen incondicionalmente" a los cautivos que aún mantiene en su poder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios