El régimen birmano ha concedido visados a casi 1.700 cooperantes extranjeros

  • El diario oficial 'New light of Myanmar' informó de que cerca de la mitad de los cooperantes trabaja ahora en las zonas más afectadas por la tragedia del río Irrawaddy

La Junta Militar de Birmania ha concedido visados a casi 1.700 cooperantes extranjeros para asistir a las víctimas en las zonas arrasadas hace dos meses por el ciclón Nargis, que causó unos 84.500 muertos y casi 54.000 desaparecidos.

El diario oficial New Light of Myanmar, que el régimen emplea para difundir sus mensajes, informó hoy de que un total de 1.670 empleados extranjeros de agencias de ayuda humanitaria recibieron visados. Cerca de la mitad trabaja ahora en la zona más afectada por la tragedia en el delta del río Irrawaddy, agrega el periódico. Inicialmente, el Gobierno birmano les vetó el acceso al delta, una decisión muy criticada por la comunidad internacional y que ralentizó el reparto del material de emergencia a los 2,4 millones de damnificados. Tres semanas después de que el ciclón asolara el sur del país a principios del pasado mayo, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, arrancó al jefe de la Junta Militar, general Than Shwe, el compromiso de permitirles viajar a las áreas afectadas. Sin embargo, las autoridades birmanas continuaron poniéndoles trabas y varias ONG denunciaron un incumplimiento sistemático del pacto.

Birmania (Myanmar) está gobernada por los militares desde 1962 y no celebra elecciones democráticas desde 1990, cuando el régimen no reconoció la victoria aplastante de la oposición encabezada por la Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, bajo arresto domiciliario desde 2003.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios