Los crímenes en Bosnia y Croacia acorralan cada vez más a Serbia

  • Con la última sentencia de la ONU contra Momcilo Perisic, un alto cargo militar serbio, se ha dejado al descubierto la ayuda que prestó Belgrado en la guerra a las minorías de los dos países balcánicos.

"Yugoslavia no participó en esa guerra",  sostuvo siempre el ex presidente Slobodan Milosevic sobre el papel de  Serbia y Montenegro en la guerra civil de Bosnia-Herzegovina entre 1992 y 1995. Pero con su última sentencia contra un alto militar serbio, el tribunal de la ONU en La Haya ha dejado al descubierto la implicación de Belgrado en crímenes de guerra.

El ex jefe del Estado Mayor serbio Momcilo Perisic, un alto cargo militar con Milosevic, fue condenado a 27 años de prisión. El veredicto deja más claro que nunca la ayuda que prestó Belgrado a las minorías serbias en Bosnia con oficiales, soldados, munición y armas, repuestos, entrenamiento y apoyo logístico, así como con dinero y  asistencia médida para las tropas. Sin esa ayuda "sustancial", ni las guerras de Bosnia ni las de Croacia hubieran sido posibles, señaló el tribunal. La sentencia  demuestra lo que la política daba desde hace tiempo por sentado: que la Serbia de Milosevic estuvo a cargo de los planes y fue el principal actor de los conflictos.

La condena contra Perisic especifica que Belgrado hizo posibles los crímenes de guerra en Sarajevo, Sbrenica y Croacia. Pese a que no se pudo probar que daba órdenes a los soldados y oficiales que envió a las zonas en conflicto, la corte consideró a Perisic culpable de "incitar y brindar apoyo" para cometer asesinatos, "limpiezas étnicas  y "crímenes contra la humanidad" perpertrados contra civiles musulmanes. Resulta todavía difícil saber qué implica eso para los procesos por genocidio pendientes contra Serbia ante la Corte Penal Internacional (CPI). Como máxima instancia judicial de la ONU, la CPI  exculpó en 2007 a Serbia de la masacre de 8.000 musulmanes en  Sbrenica.

Con ello, la demanda pidiendo una indemnización de 100.000  millones de dólares por parte de Sarajevo se quedó sin base legal.  Expertos judiciales no se ponen ahora de acuerdo si la sentencia de Perisic podría permitir que se retome ese proceso. Pero también la denuncia por genocidio presentada por Croacia contra Serbia, aceptada por la CPI en 2008, recibirá munición con la condena a Perisic. Y el tribunal tiene en marcha asimismo los  procesos contra los dos principales actores de la guerra de Bosnia: Radovan Karadzic y Ratko Mladic.

El primero está acusado como líder político de los serbobosnios, el segundo como jefe militar. Si ambos consiguen probar que obedecían órdenes de Milosevic, es posible que la situación se torne difícil para Serbia. En su reciente sentencia, el tribunal recoge que Perisic actuó en estrecha coordinación con Milosevic y Mladic. Si las pruebas se  cimentan, la evolución pondría en peligro la imagen de Serbia y  crecería la amenaza de un aluvión de demandas de indemnización contra  la golpeada economía serbia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios