Washington y Praga firman el acuerdo para instalar un radar antimisiles en suelo checo

  • La construcción del sistema defensivo debe ser ratificada ahora por el Parlamento

La República Checa y EEUU firmaron ayer un acuerdo para instalar en suelo checo un radar del sistema estadounidense antimisiles, a pesar de las reticencias de Rusia.

Praga, que se integró en la OTAN en abril de 2004, da así un salto cualitativo en su cooperación con Washington y cierra una nueva etapa en su alejamiento de la influencia de Moscú, bajo cuya tutela vivió cuatro décadas en el siglo pasado.

El radar antimisiles fue considerado un "hito significativo" por la secretaria de Estado de EEUU, Condoleezza Rice, quien acudió a Praga a suscribir el acuerdo. "Es un pilar no sólo para la seguridad de EEUU y la República Checa, sino también de la OTAN y, en último lugar, de la comunidad internacional porque afrontamos importantes amenazas. La proliferación de misiles balísticos no es una amenaza imaginaria", dijo.

Karel Schwarzenberg, ministro de Exteriores checo, señaló tras que "este acuerdo emana de una política consistente de la República Checa orientada a garantizar la seguridad" y "profundizar en las relacione euroatlánticas".

EEUU quiere instalar también diez baterías interceptoras de cohetes en Polonia dentro de su proyecto antimisiles, pero el acuerdo al respecto pasa por dificultades debido a las demandas de Varsovia para recibir ayudas para modernizar sustancialmente sus sistemas defensivos.

El documento sobre el radar debe ser todavía ratificado por el Parlamento checo, lo que genera incertidumbre, dado el rechazo de plano de la oposición socialdemócrata y comunista, que cuenta con la mitad de los escaños de la Cámara Baja, y las dudas del Partido Verde, miembro de la coalición gubernamental.

Pese a la firma, Praga y Washington no han concluido aún las negociaciones sobre el estatuto y la jurisdicción penal y fiscal del contingente estadounidense que dirigirá el radar.

Ambas capitales suscribieron, asimismo, un acuerdo sobre cooperación defensiva en materia de ciencia e investigación que facilitará a las empresas checas participar como subcontratistas y suministradoras durante la construcción del dispositivo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios