El Presidente sirio reitera que quiere la paz con Israel y se opone a aislar Irán

  • Bachar al Asad le da importancia al proceso de paz, la retirada total de los territorios ocupados, la división del agua y los arreglos de seguridad

El presidente sirio Bachar al Asad afirmó hoy que su país está dispuesto hacer la paz con Israel sin esperar que ésta sea global, y se mostró opuesto al aislamiento de Irán.

"Si Israel satisface nuestras reivindicaciones y restituye a los sirios sus derechos no podemos rechazar la paz", dijo Al Asad en una entrevista al periódico "L'Orient-Le Jour", en la que sin embargo señaló que "había que distinguir entre firmar un acuerdo y la paz".

Preguntado sobre si había renunciado a la iniciativa árabe de la Cumbre de 2000, que propuso a Israel una paz con todos los países árabes a cambio de los territorios ocupados -Jerusalén Este, Cisjordania y el Golán-, no quiso responder abiertamente.

"Lo importante es la esencia del proceso de paz, en especial la resolución 242, la retirada total de los territorios ocupados, la división del agua y los arreglos de seguridad. La paz justa y global continua siendo nuestro objetivo principal", declaró.

Bachar al Asad estimó que la paz necesita un dirigente fuerte y que no sabe si el primer ministro israelí, Ehut Olmert, lo es. "La marcha hacia la paz es mas difícil que la marcha hacia la guerra", reflexionó.

En cuanto a Irán, el presidente sirio se mostró contrario a cortar los lazos de su país con Teherán. Siria "debe tener relaciones con los países claves (en la región), que son para nosotros Irán y Turquía. No habrá estabilidad sin ellos. Estamos por el diálogo y no para que nos dicten sus instrucciones. El proyecto de aislar Irán no dará resultado y no logrará el cese de su programa nuclear", dijo.

Respecto a las acusaciones de que Siria permite el paso de armas para el movimiento chií Hizbulá, se preguntó: "¿cómo podríamos hacer pasar misiles delante las narices de todo el mundo?", a lo que añadió: "Nadie ha podido dar indicios concretos a este respecto en tres años".

Sobre el riesgo de una guerra suní-chií en la región, indicó: "si la situación continua sin solución, es inquietante, pero no creo que hayamos llegado a ese punto".

En cuanto a las complicadas relaciones sirio-libanesas, manifestó: "no tenemos intención de volver militarmente al Líbano. Para que haya una acción militar se necesita una agresión y esta no tendrá lugar entre nuestros dos países".

Afirmó también que las relaciones entre su país y Francia, donde se reunirá con el presidente Nicolas Sarkozy y asistirá al encuentro de la Unión por el Mediterráneo (UPM), estuvieron bloqueadas a causa del ex presidente Jacques Chirac que las vinculó al "expediente libanés y al punto de vista de una parte de los libaneses".

"Deseamos cooperar para que éstas sean mas eficaces. La Unión por el Mediterráneo es una evolución del proceso de Barcelona, que fracasó porque se alejó de la realidad política. Por eso insistimos en que haya un dialogo político al orden del día de la UPM ya que permitirá avanzar en el proceso de paz".

Interrogado acerca de si Francia coordina con los EEUU su política respondió con la negativa. "La administración norteamericana fracasó con todo el mundo. No es inteligente aliarse con una administración que acumula fracasos. Perdió toda su credibilidad en la escena internacional".

Bachar al Asad negó que su país trate de impedir la creación del tribunal internacional que deberá juzgar el asesinato del ex primer ministro Rafic Hariri. "Si éste es profesional no tendrá problemas con Siria, pero aún debemos firmar una convención con la ONU", concluyó

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios